Deportes

Las cinco claves de la eliminación del Atlético de Madrid en Copa

  • El empate ante el Girona supone la primera descalificación colchonera en octavos desde que Simeone es entrenador.

La celebración del Girona contrasta con la decepción del Atlético. La celebración del Girona contrasta con la decepción del Atlético.

La celebración del Girona contrasta con la decepción del Atlético. / EFE

La racha negativa del Atlético ante el Girona, al que no ha conseguido ganar en cinco partidos, supuso la primera eliminación en octavos de la Copa del Rey en la era rojiblanca con el entrenador argentino Diego Pablo Simeone y el primer partido con tres goles encajados en el Wanda Metropolitano.

El valor doble de los goles en campo contrario, aliado inicial del Atlético que se trajo un 1-1 de Montilivi, acabó certificando su condena al empatar 3-3 en el Wanda Metropolitano, tras sufrir una remontada al gol inicial del croata Nikola Kalinic, darle la vuelta al marcador y recibir el empate a dos minutos del 90, con un disparo de Borja García desviado por el marfileño Seydou Doumbia.

1. El Girona, la némesis del Atlético:

El conjunto gerundense ya era hasta el momento la piedra en el zapato del Atlético, que no había sido capaz de ganarle ni en sus tres enfrentamientos en Montilivi (2-2, 1-1 y el 1-1 de la ida) ni tampoco en su única visita al Wanda Metropolitano la temporada pasada (1-1).

Pero con el empate de ayer, 3-3, el conjunto catalán se convierte por méritos propios en la némesis del Atlético, el equipo capaz de contrarrestar a los madrileños de varias formas: otros días lo hizo adelantándose y dominando el juego, este miércoles lo logró resistiendo el asedio atlético y golpeando cuando el conjunto madrileño se creía clasificado.

2. Primera eliminación en octavos de Copa de la 'era Simeone':

En los ocho años de trayectoria del entrenador argentino Diego Pablo Simeone, desde diciembre de 2011, el Atlético siempre se había situado entre los ocho mejores del 'torneo del K.O.', a partir de esa temporada en la que, con Gregorio Manzano en el banquillo, el equipo había sido eliminado en la primera fase por el Albacete. El Girona es el primer equipo que les elimina en octavos con Simeone.

Hasta ahora, el Atlético con el entrenador argentino había caído en cuartos (la temporada pasada contra el Sevilla, la 2015-16 ante el Celta y la 2014-15 contra el Barcelona), semifinales (2016-17, contra el Barcelona, y 2013-14, contra el Real Madrid), además del título logrado en la 2012-13 en el Santiago Bernabéu contra el Real.

3. Nadie había marcado tres goles en el Metropolitano:

En el año y cinco meses del Atlético en el estadio Wanda Metropolitano, desde su inauguración en septiembre de 2017, ningún equipo había sido capaz de marcar tres goles en el estadio del barrio madrileño de San Blas, en el que el conjunto rojiblanco permanece invicto esta temporada.

Hasta el miércoles, apenas cinco equipos habían logrado marcar dos goles en el estadio rojiblanco en este tiempo: el Athletic (3-2 de la jornada 12 de esta Liga), el Eibar (2-2 en la última jornada de la pasada), el Espanyol (0-2 el curso pasado), el Sevilla (1-2 en la ida de cuartos de la Copa del año pasado) y el Chelsea inglés (1-2 en la 'Champions' del curso pasado)

4. Una defensa no tan sólida:

Si algo ha caracterizado al Atlético desde que lo dirige el argentino Diego Pablo Simeone ha sido la solidez defensiva, algo que se echó en falta en el partido del miércoles.

Ni en el primer gol gerundense, en el que el lateral Valery Fernández recoge el balón solo antes de realizar una fantástica volea, ni en el segundo, en el que el uruguayo Christian Stuani remata sin marcador (su compatriota Diego Godín reclamó falta por un empujón previo al remate), ni cuando la remontada parecía hecha en el gol final de Doumbia, el Atlético supo imponer esa seguridad atrás que le ha caracterizado, y eso le hizo quedar eliminado.

5. Cuando mejoró el juego, falló la contundencia:

El 3-3 y la eliminación del Atlético se produjo, paradójicamente, en un buen partido en lo relativo al juego rojiblanco. El conjunto local dominó el encuentro, se adelantó con un buen gol de Kalinic generado por su desmarque y un acertado pase de Godín, y pudo llevarse el 2-0 poco después en un gol anulado por fuera de juego.

El Girona igualó con la volea de Valery, se adelantó con el cabezazo de Stuani (que lleva tres goles al Atlético como jugador del Girona), y el Atlético volvió a abalanzarse contra la portería rival, como llegaron el 2-2 del argentino Ángel Correa y el 3-2 del francés Antoine Griezmann, logrado antes de otro tanto anulado por fuera de juego al colombiano Santiago Arias.

El tanto final de Doumbia, al tocar el disparo de Borja García, echó de la Copa a un Atlético acostumbrado habitualmente a sacar el máximo rendimiento a sus goles y que ayer vio cómo tres tantos y un buen caudal ofensivo no sirvieron para lograr su objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios