natación mundial junior de aguas abiertas

La gloria estaba en Eilat

  • Paula Ruiz se proclama campeona del mundo junior de Aguas Abiertas en 10 kilómetros en tierras israelíes

En las aguas del Mar Rojo agarró la gloria una malagueña. Eilat, ciudad portuaria de gran atractivo turístico, catapultó a Paula Ruiz. La nadadora del Mairena se proclamó campeona del mundo junior de Aguas Abiertas en la distancia de 10 kilómetros. Un triunfo que, en fondo y forma, la define bien y que la coloca bajo el radar.

Se trata del segundo oro mundial para Paula Ruiz, que ya alzó otro en Hoorn (Holanda) en el 2016, aunque en los 7.5 kilómetros. Un colofón de altura con el que echa el broche a una etapa junior descollante. Hace unas semanas terminó décima en categoría absoluta en el Europeo de Glasgow.

La malagueña trabaja desde hace unos meses con el prestigioso técnico Fred Vergnoux

Una carrera en Eilat dibujada a su antojo. Tiranizó la prueba de principio a fin con un ritmo alto. La malagueña, que había pactado cuatro avituallamientos en las seis vueltas al circuito, pegó un estirón en la última. Tras pasar la boya final dividió al grupo quedándose en cabeza con cinco más. Ahí volvió a acelerar para tener unos últimos 200 metros plácidos, que le permitieron paladear la presea dorada. Paró el cronómetro en 1.57.21, algo por delante de la peruana María Barmont-Arias (1.57.24.2) y la húngara Reka Rohacs (1.57.26.3), que completaron el podio. La gala Lisa Pou, gran rival de Ruiz al inicio, se quedó a las puertas de las medallas. La granadina Marta Garzón, del CN Churriana, finalizó en undécimo lugar.

Tocó la gloria en los 10 kilómetros, prueba olímpica. En el horizonte brota Tokio 2020, que debe ser su gran anhelo. En Aguas Abiertas Paula Ruiz es una de las grandes esperanzas de la natación española. Desde la Federación insisten en su potencial y en un talento innato, habiendo recuperado el hambre, lo que le da un siempre importante carácter competitivo. Si sigue su progresión, tiene 19 años, puede ser una de las puntas de lanza en Japón. En julio de 2019 en Gwangju (Corea del Sur) se disputa un Mundial clave para sus aspiraciones. El camino será duro.

La malagueña trabaja desde hace unos meses con Fred Vergnoux, seguramente el técnico más prestigioso en España. El galo tiene como gran aval la tutela de la carrera de Mireia Belmonte, con alta probabilidad la nadadora nacional más brillante de todos los tiempos. Paula Ruiz, que dejó de estar con Xavi Casademont, se entrena ahora con la badalonesa y con Jimena Pérez en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Se incorporó al grupo de Vergnoux para realizar una concentración en Sierra Nevada de cara a preparar este Mundial Junior. Ha habido jugosos réditos, clave para afianzar esta nueva alianza. Existe feeling entre el técnico francés y la del Mairena, que quiere ver cuál es su límite en base a una metodología avanzada y exigente de trabajo.

Ahora tendrá tiempo la nadadora de paladear el metal dorado, ya que tiene previsto un descanso tras la severa preparación que ha afrontado para llegar en plenas cualidades a Glasgow e Israel. Después será momento para regresar a Barcelona y comenzar una nueva temporada, con importantes desafíos, la primera desde el inicio con un grupo de altísimo nivel. Está previsto, de igual forma, que las concentraciones en Sierra Nevada sean frecuentes. Antes, Paula Ruiz tendrá el privilegio de degustar el dulce sabor de un oro mundial, otra vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios