Deportes

La presencia en la Copa del Rey corre serio peligro

  • Para estar en la cita de Bilbao tan sólo se puede permitir cuatro derrotas en las próximas 13 jornadas

Comentarios 1

El Unicaja no tiene más remedio que hacer uso de la calculadora cuando sólo se ha disputado el primer cuarto de la primera vuelta de la liga regular. La necesidad y el peligro de incumplir el primer objetivo mínimamente exigible de la temporada tienen la culpa. Y es que la presencia del equipo malagueño en la Copa del Rey corre serio peligro.

Tras perder sus cuatro primeros compromisos y teniendo en cuenta los precedentes de temporadas anteriores, las cuentas dicen que los de Aíto necesitan ganar nueve de los trece partidos que le restan para cerrar la primera vuelta. Al menos, eliminando el precedente de la campaña pasada, en la que se jugó un partido menos al haber sólo 17 equipos, ese ha sido el número de victorias necesarias en los últimos diez años para acabar entre los ocho primeros. En la 05/06 hicieron falta incluso diez victorias.

El camino hasta el final de la primera vuelta deparará siete encuentros a domicilio y seis en el Carpena, por lo que se pone a prueba la solidez como visitante, siendo las salidas a Las Palmas de Gran Canaria y Vitoria, las más comprometidas. Aunque, eso sí, la mayoría de los partidos que restan ante los más poderosos se jugarán en Málaga. A la Costa del Sol aún deben venir el Valencia Básket, el Regal Barcelona y el DKV Joventut.

Cuatro derrotas es, por tanto, el margen de error del que dispone el Unicaja en la ACB de aquí a principios de enero. Una situación complicada que el equipo no fue capaz de resolver positivamente en la anterior ocasión en la que se vio en las mismas circunstancias (1997/98). Entonces se quedó fuera de la Copa por un triunfo pese a ganar cuatro de sus últimos cinco partidos. El Gran Canaria le arrebató el último billete al derrotarle en la última jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios