fútbol liga de campeones

El viaje hacia la doble sigla

La BBC pasó a la historia y la apuesta del técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, parece cada vez más consolidada: del famoso tridente pasó a una dupla de delanteros con Cristiano Ronaldo como líder indiscutible.

Hubo un momento, a comienzos de su carrera como entrenador blanco, que Zidane calificó a la delantera formada por Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema como "innegociable". Pero llegaron las lesiones -principalmente del galés- y se vio obligado a transigir con su esquema inicialmente favorito para mutar sigilosamente hacia un 4-4-2.

Lo ayudó también la irrupción de futbolistas como Isco primero y Marco Asensio después. También los aportes de Kovacic o, más recientemente, la llegada de nuevos centrocampistas de talento como el caso de Dani Ceballos. De tal forma que la propuesta de tres puntas natos parece destinada al olvido.

Con un dibujo de cuatro centrocampistas, el Real Madrid realizó su mejor fútbol de los últimos años y la culminación estuvo en la última final de la Liga de Campeones, en la que los blancos pasaron por encima de la Juventus para ganar su segundo título continental tras vencer por un inapelable 4-1 en Cardiff.

Zidane no cambió el dibujo durante este inicio de temporada. Ni siquiera cuando le faltó el gol. También es cierto que la ausencia por sanción de Cristiano Ronaldo, la lesión de Benzema y la renuncia expresa a fichar otro delantero no le dejaron demasiadas opciones. Pero teniéndolas, las obvió. Ahora habrá que ver si con los tres integrantes de la BBC sanos durante un periodo prolongado de tiempo mantiene su postura.

Con Benzema lesionado, el técnico apostó el martes por una BC con Cristiano y Bale en la punta, y los réditos fueron tangibles: triunfo 3-1 en campo del Borussia Dortmund con dos goles del portugués y uno del galés.

"Ha sido un partido perfecto, un gran encuentro de principio a fin", constató Zidane tras contemplar el primer triunfo blanco en Dortmund de su historia.

La prensa internacional también se rindió al Real Madrid y France Football lo calificó como "imperial", mientras La Gazzetta dello Sport habló de una "impresionante demostración de fuerza".

La insistencia y paciencia de Zidane con Bale puede dar sus frutos, en contra de la corriente de opinión existente hasta hace apenas una semana, cuando la hinchada del Real Madrid no dudaba en abuchear al galés por sus actuaciones y titularidad repetida. En Dortmund, con espacios y predominantemente por la izquierda, el ex jugador del Tottenham hizo su mejor partido de la temporada que incluyó un gol espectacular de volea y una precisa asistencia a Cristiano Ronaldo.

Quien sí es indiscutible es el portugués, que se mezcla bien tanto con Benzema como con Bale. Cuenta ya cuatro goles en dos jornadas de la Liga de Campeones y estaba tan feliz que no tuvo problemas en conceder una entrevista al grupo de comunicación A3 Media, en la que negó que quisiera salir del Real Madrid y sugirió que una mejora de contrato sería bienvenida.

Pero más allá de cualquier circunstancia extrafutbolística, lo cierto es que la apuesta de Zidane por jugar con dos delanteros y aparcar el tridente parece ya consolidada. Ya sea una BC (Benzema y Cristiano) o la otra BC (Bale y Cristiano). Con ello intentará ganar su tercer título consecutivo de la Liga de Campeones y remontar los siete puntos de desventaja que lleva en la Liga respecto al Barcelona. Dos retos mayúsculos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios