Fútbol l Liga BBVA

Una victoria con el plan B

  • El Barcelona más impersonal derrota a un gris Mallorca, con otro doblete de Pedro

Con un once inédito y un fútbol impersonal, el Barça acabó con una racha de dos partidos sin ganar y mantiene su liderato en la Liga. Fue un partido absolutamente olvidable: para el Mallorca por los tres puntos perdidos, para los azulgrana, que no desplegaron precisamente su mejor juego, y para el público del Camp Nou, que además de presenciar un pobre espectáculo tuvo que soportar el frío y el viento de una noche desapacible.

Gregorio Manzano había preparado con más cautela de la habitual su desplazamiento al Camp Nou, colocando a Webo como única referencia arriba y a Borja Valero más en labores de contención que de segunda punta.

Lo que el entrenador del Mallorca no sabía es que Guardiola le facilitaría el trabajo sentando en el banquillo a casi todas su estrellas. En una decisión desconcertante, el técnico azulgrana prescindió de inicio de Messi, Iniesta, Xavi y Alves y alineó un centro del campo con más músculo que talento (Busquets, Toure y Keita). La revolución de Guardiola no aportó ni más solidez ni más chispa al equipo, sino que simplemente desvirtuó el inconfundible estilo Barça. Y si el equipo no naufragó fue porque su rival tampoco dio la talla y porque, por esos misterios del fútbol, sí tuvo la pegada que le faltó ante Osasuna y el Rubin Kazán. El Barcelona no jugaba a nada cuando, a los diez minutos, Pedro recogió un pase de tacón de Ibrahimovic -el único artista al que Guardiola indultó de inicio- para batir por bajo a Aouate.

El propio Pedro remacharía, al filo del descanso, una triple ocasión en la que él mismo, Henry y Busquets se estrellaron con el cuerpo de Aouate, y Henry, que no marcaba desde el 2-6 del Bernabéu de la pasada temporada, hizo el tercero un minuto después.

El equipo de Guardiola disfrazó de eficiente resultadismo una mediocre primera parte, en la que al Mallorca, bien posicionado, aplicado en la presión y correcto en la circulación, le faltó más contundencia atrás y más ambición ofensiva para poner en aprieto a su rival.

De hecho, los baleares llegaron a empatar la contienda gracias a un cabezazo de Nunes a la salida de un saque de esquina, después de un mano a mano de Webo con Valdés que el meta catalán envió a córner.

Guardiola, en un acto de contrición, sacó a Messi y Xavi justo después de la reanudación, pero el partido ya estaba demasiado feo para que los dos peloteros del Barça le cambiaran la cara. El partido había entrado en una dinámica anodina que sólo rompió algún detalle de Ibrahimovic, que para el infortunio culé además acabó lesionado en la jugada en la que forzó el penalti que transformaría Messi.

Con el encuentro ya totalmente sentenciado, el Mallorca dispuso de dos ocasiones, las dos únicas de toda la segunda parte, y en una de ellas Keita anotó el segundo.

barcelona: Valdés; Puyol, Chyngrynskiy, Piqué, Abidal, Sergio Busquets (Xavi, 61'), Toure Yaya, Keita, Pedro (Messi, 51'), Henry (Iniesta, 82') e Ibrahimovic. MALLORCA: Aouate; Josemi, Ramis, Nunes, Ayoze, Varela, Mario Suárez (Keita, 73'), Martí, Borja Valero, Tuni (Castro, 58') y Webo (Casadesús, 82'). Gol: 1-0 (11') Pedro. 1-1 (20') Nunes. 2-1 (40') Pedro. 3-1 (44') Henry. 4-1 (87') Messi, de penalti. 4-2 (92') Keita. Árbitro: Turienzo Álvarez (castellano-leonés). Amonestó a Borja Valero, Varela y Keita. Incidencias: Partido de la décima jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou ante 77.491 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios