Economía

El A400M ya puede hacer vuelos automáticos a baja altura como los aviones de combate

Un A400M volando a baja altura en un terreno complicado. Un A400M volando a baja altura en un terreno complicado.

Un A400M volando a baja altura en un terreno complicado. / M. G.

El A400M, que se ensambla en la planta de San Pablo, en Sevilla, ha logrado recientemente un nuevo hito decisivo en la ambición de sus creadores de convertirse en el avión más versátil de la historia.

El vuelo automático a baja altura es la última prueba a la que el avión ha hecho frente con éxito. Así, el A400M ha conseguido la certificación de esta nueva capacidad. Un tipo de vuelo que ninguna otra aeronave de transporte militar es capaz de hacer ahora mismo en todo el mundo.

Campaña de pruebas

La campaña de certificación, realizada en abril sobre los Pirineos y el centro de Francia, involucró operaciones de hasta 500 pies, incluidas las transiciones de vuelos de bajo nivel a otras operaciones como la entrega aérea.

Esta primera fase de certificación se refiere a operaciones con condiciones meteorológicas visuales, es decir, con visibilidad de la tripulación.

Además, está previsto que haya una segunda fase que incluirá condiciones meteorológicas instrumentales. Es decir, sin visibilidad, que se espera se certifique en el segundo trimestre de 2021.

"Inherente al mundo de los aviones de combate, y como una capacidad única para un avión de transporte militar, los vuelos automáticos de bajo nivel mejoran el enmascaramiento y la supervivencia en el terreno del A400M, lo que hace que el avión sea menos detectable en áreas hostiles y menos susceptible a amenazas en operaciones militares clave como la entrega aérea, reabastecimiento de combustible, logística u otras operaciones especiales específicas", explican desde Airbus.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios