Economía

Abengoa da un último plazo de dos semanas a la Junta o consumará la quiebra

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo.

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. / M. G.

Abengoa vuelve a estirar su agonía y lo hace hasta el 6 de noviembre para dar tiempo a que la Junta de Andalucía formalice su participación en la reestructuración financiera y societaria del grupo, que pasaría a encabezar la filial Abenewco 1, en detrimento de la matriz fundada en 1941 por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares.

La multinacional andaluza que preside Gonzalo Urquijo extiende el plazo otras dos semanas, hasta el viernes 6, con lo que son ya tres las prórrogas para que se cumpla la condición suspensiva de que el Gobierno andaluz aporte 20 millones de euros a la nueva liquidez, que se sumaría a los 230 millones que ha pactado obtener del ICO y la banca acreedora.

Pero en esta extensión, la dirección de Abengoa advierte que ha de ser la última y que si el 6 de noviembre no se ha resuelto “se verá comprometida gravemente la viabilidad del grupo y, en consecuencia, el consejo de administración de Abengoa Abenewco 1, S.A. tomará las decisiones que le correspondan, atendiendo a sus deberes fiduciarios, para proteger los intereses de Abengoa Abenewco 1, S.A. y de todos sus grupos de interés”, según afirma en la información relevante comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

La elección de la fecha no es casual y supone que el consejo de administración de Abengoa pretende que la refinanciación en los términos pactados o la quiebra del grupo sea un hecho consumado cuando se celebre la junta general de accionistas extraordinaria, forzada por los minoritarios para oponerse a esta reestructuración y votar el cese del consejo de administración que preside Urquijo. El consejo apuró los plazos legales para convocar y celebrar la junta, retrasándola hasta el 16 de noviembre en primera convocatoria o el 17 en segunda, que es cuando previsiblemente se celebraría.

La información relevante publicada por la CNMV señala que el plazo se vuelve a extender “para que la Junta de Andalucía pueda aportar el compromiso de apoyo financiero antes referido, única condición que no depende del grupo y que está aún pendiente a día de hoy”, para que pueda hacerse efectiva la reestructuración financiera y societaria.

Los responsables del grupo no ocultan que “es de imperiosa urgencia poder cerrar la transacción para que el grupo encabezado por Abengoa Abenewco 1, S.A., cabecera de los negocios del Grupo Abengoa, pueda disponer de las líneas de liquidez y avales comprometidas en la misma”. Esto supone que el consejo que encabeza Urquijo ya habla sin tapujos de salvar a la filial sin nombrar a la matriz, que probablemente pasaría de la situación de preconcurso actual a la de concurso, salvo que lograra que un grupo de proveedores –gran parte andaluces– asuman la conversión en préstamos participativos de 146,88 millones de los 153 millones que se les adeudan. En ese caso, Abengoa S. A. sobreviviría pero sólo conservaría el 2,7% de Abenewco 1, de la que ahora posee el 100%, dado que es una sociedad anónima unipersonal.

Para despejar cualquier duda sobre esa posición, el equipo de dirección del grupo, de hecho, señala que “este retraso perjudica de manera significativa la continuidad de los negocios de Abengoa Abenewco 1, S.A. y su grupo que ven limitadas sus posibilidades para acceder a nueva contratación y para cumplir con sus obligaciones corrientes, con lo que no puede extenderse de manera indefinida”. Por ello, en nombre del consejo de administración de Abengoa Abenewco 1, S.A., que no de Abengoa S. A, “tenga que urgir a las partes implicadas a cerrar la transacción en un periodo de tiempo corto para mitigar los efectos negativos que el retraso está ocasionando en la situación financiera y de negocio de la compañía”.

Esta explicación, no obstante, obvia que está convocada una junta general extraordinaria, solo 10 u 11 días después, con un orden del día que es un torpedo en la línea de flotación de este rescate y que pretende sustituir al consejo de administración por otro para renegociarlo, permitiendo que los accionistas, y el principal es el Estado, no lo pierdan todo con la reestructuración.

Y para lograr que el rescate que han diseñado esté consumado antes de que los accionistas voten si lo revocan y cesa el consejo, la dirección que preside Gonzalo Urquijo vuelve a amenazar a la Junta de Andalucía con consumar la quiebra de todo el grupo. “La Sociedad [ahora sí Abengoa S. A.] considera que es indispensable que la operación se cierre no más tarde del próximo 6 de noviembre”, afirma la información relevante, que presiona a continuación: “En caso contrario, se verá comprometida gravemente la viabilidad del grupo y, en consecuencia, el consejo de administración de Abengoa Abenewco 1, S.A. tomará las decisiones que le correspondan, atendiendo a sus deberes fiduciarios, para proteger los intereses de Abengoa Abenewco 1, S.A. y de todos sus grupos de interés”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios