Economía

Airbus vende dos C295 a Irlanda y otros dos a la República Checa

Una unidad del C295 de la fuerza aérea de la República Checa. Una unidad del C295 de la fuerza aérea de la República Checa.

Una unidad del C295 de la fuerza aérea de la República Checa. / M. G.

La semana pasada se conocía que Airbus Defence and Space había vendido un nuevo C295 a Burkina Faso. Este mismo año, la compañía, cuyo uno de sus máximos exponentes es la línea de ensamblaje final de San Pablo, en Sevilla, ya había vendido otro de estos aviones a Costa de Marfil.

Las duras condiciones climatológicas del África subsahariana es una de las razones por las que el avión de transporte militar con sello andaluz, altamente versátil y eficiente, está conquistando este continente. Las unidades de C295 que ya operan en África se acercan a las cuatro decenas.

Cualquier clima

Pero el C295 ya ha demostrado que es un avión capaz de realizar todo tipo de misiones y también está más que preparado para encarar distintas tareas en climas fríos, como el rescate marítimo.

De este modo, Airbus Defence and Space acaba de cerrar la venta de dos nuevos C295, con un coste aproximado a los 35 millones de euros, a la fuerza aérea de la República Checa, que tiene previsto utilizarlos en su configuración de transporte.

Estas unidades se suman a otros cuatro aviones que ya están en operación por parte del ejército checo y que, según el nuevo acuerdo con la división especializada en defensa de Airbus, serán actualizadas a la configuración más avanzada.

Los C295 que operaran en la República Checa están preparados para realizar labores en zonas heladas o completamente nevadas.

"Este pedido refuerza la posición del C295 como el medio de transporte y patrulla de aviones líder en el mercado para operaciones en todos los entornos", comentó Alberto Gutiérrez, responsable de la división de aviones militares de Airbus Defence and Space y presidente de Airbus España.

Un C295 sobrevolando las costas irlandesas. Un C295 sobrevolando las costas irlandesas.

Un C295 sobrevolando las costas irlandesas. / M. G.

Otra venta importante

Además el Gobierno de Irlanda ha dado su aprobación a la compra de sus dos primeros C295. Estas unidades estarán destinadas a vigilancia marítima. Con esta compra Irlanda demuestra que sigue confiando en los aviones ensamblados en Sevilla, ya que ya disponía de dos CN-235.

Con esta adquisición, Irlanda se convertirá en el operador número 33 del C295. Un hito al alcance de muy pocos modelos de aviones militares.

Programa en alza

El contrato de venta de 56 aviones, que se fabricarán entre Airbus y la compañía india Tata, al Gobierno indio es la operación más importante que ha protagonizado el hermano pequeño del A400M durante el año que está a punto de concluir. 

Con estos nuevos pedidos, los encargos de unidades de C295 alcanza los 214 aviones, para numerosas fuerzas áreas repartidas por cuatro continentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios