Economía

Airbus vende 12 C295 por primera vez a una firma de alquiler de aviones

  • El avión militar, que se monta en Sevilla, entra en un nuevo mercado, donde se abre a los usos civiles y comerciales

El avión C295 de Airbus. El avión C295 de Airbus.

El avión C295 de Airbus. / M. g.

Los aviones militares C295 de Airbus ponen un pie en un nuevo mercado. Si hasta ahora los compradores siempre habían sido los Estados para incorporarlos a sus ejércitos del aire, el fabricante aeronáutico acaba de cerrar un acuerdo pionero por el que venderá 12 unidades (con la posibilidad de sumar otras 12 en el futuro) por primera vez a una compañía de alquiler de aviones. Se trata del grupo Stellwagen, que tiene sede operativa en Irlanda, aunque su matriz es la empresa pública canadiense Acasta. Airbus no quiso revelar el importe de la operación ni para cuándo está prevista la entrega de las aeronaves encargadas.

El contrato se anunció ayer en el salón aeroespacial de Le Bourget, que se celebra estos días a las afueras de París, y supone un punto de inflexión en la historia del programa del C295, un avión muy vinculado a Sevilla, donde se realiza su montaje final. Y es que será la primera vez que pueda usarse para la aviación civil, ya que su única versión hasta ahora había sido la militar. De este modo, podrán alquilarlo operadores civiles para misiones humanitarias, cargas aéreas, operaciones en zonas austeras sin dejar de lado a las agencias gubernamentales o los servicios de búsqueda y rescate. Otro de los aviones militares que Airbus ensambla en Sevilla, el CN235, ya dio este salto al mercado civil hace mucho y se le ve operar en los vuelos entre islas que funcionan en Canarias o Baleares.

Hasta ahora, la aeronave sólo se había vendido a estados para incorporarse a sus ejércitos del aire

Para el director de Marketing y Ventas de Airbus, Bernhard Brenner, este acuerdo con Stellwagen es muy importante porque abre "nuevas oportunidades para el C295, crea un nuevo modelo de negocio y fortalece la posición de la aeronave en el mercado". Sin embargo, fuentes de la compañía indicaron que este encargo no modificará la decisión que se tomó a finales del año pasado por la que se redujo la producción de los C295, de 16 unidades anuales a 10, debido al estancamiento de los pedidos. En 2019 se evaluará de nuevo la situación y sólo se revisará la estrategia si existe una cartera de encargos "firme y suficiente", aunque las fuentes consultadas no pudieron precisar qué volumen les llevaría a aumentar de nuevo la fabricación.

Lo cierto es que, desde que Airbus tomara esta medida, han ido cerrándose nuevas ventas del C295 que han venido a dar un balón de oxígeno al programa. Uno de los primeros espaldarazos que se anunció fue el de Canadá, puesto que su fuerza áerea (RAF) realizó el pasado mes de diciembre un encargo de 16 aviones para misiones de búsqueda y rescate, que se entregarán a partir de 2019. La última compradora, Stellwagen, también está vinculada a Canadá a través de su matriz y es, precisamente, en aquel país donde se fabrica una de las piezas más importantes del avión, los motores, que corren a cargo de la empresa Pratt & Whitney.

Posteriormente, en abril, llegó la compra de dos aparatos por parte de las Fuerzas Aéreas de Kazajistán, que se entregarán en el segundo semestre de este año.

Y, ahora, se ha cerrado la venta de 12 unidades a la empresa de alquiler de aviones Stellwagen, que contempla la opción de hacerse con otros 12 más adelante. Así, y en resumen, en seis meses el programa ha logrado sumar 30 pedidos en firme.

En paralelo, Airbus sigue promocionando el avión con varias campañas abiertas en diferentes regiones. El contrato más suculento que podría estar al caer es con la India, puesto que se trataría de un volumen de 56 C295. Hasta el momento, el proyecto acumula 198 pedidos de 28 operadores en 25 países.

Cuando Airbus decidió rebajar la cadencia de producción de este programa el año pasado, hizo lo mismo con el A380, dado que este avión civil también venía sufriendo un parón en los pedidos. Y, a menos fabricación, menos mano de obra. Así, la compañía anunció que suprimiría 68 empleos en Sevilla y Puerto Real. El impacto en las factorías hispalenses de San Pablo y Tablada sería de 26 y 23 puestos de trabajo, respectivamente, y en la gaditana, de 19. Todos los afectados son trabajadores eventuales contratados por ETT (empresas de trabajo temporal), a los que no se les renovará cuando finalice su contrato. No habrá despidos entre los fijos. En total, hay 139 personas afectadas en cinco plantas de Airbus en España. Además de las andaluzas, el ajuste repercutirá en la de Getafe (Madrid), que suprimirá 38 empleos, y la de Illescas (Toledo), que recortará 33.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios