Contrato clave para la Bahía de Cádiz Navantia entregará la primera corbeta a Arabia Saudí en octubre de 2021

  • El Gobierno recuerda que la empresa naval tendrá que pedir una nueva licencia de exportación para los buques

Una delegación saudí posa junto directivos de Navantia ante la primera corbeta en una visita al astillero de San Fernando. Una delegación saudí posa junto directivos de Navantia ante la primera corbeta en una visita al astillero de San Fernando.

Una delegación saudí posa junto directivos de Navantia ante la primera corbeta en una visita al astillero de San Fernando.

Navantia tiene previsto entregar en octubre de 2021 a Arabia Saudí la primera de las cinco corbetas que construye en el astillero de San Fernando, según los plazos que maneja el Gobierno, que recuerda que la empresa naval deberá pedir una nueva licencia de exportación al haber expirado el permiso concedido en 2015.

En una comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, indicó el pasado lunes que Navantia aún no ha presentado una solicitud de licencia definitiva. Aunque en 2015 el Gobierno de Mariano Rajoy informó "de forma favorable el acuerdo previo de exportación", aquella autorización ha caducado, por lo que Navantia tendrá que pedir "una nueva autorización".

Por tener como destino un país "sensible", la petición será analizada "con todo rigor", indicó Méndez, quien incidió en la importancia del contrato de las cinco corbetas, que ronda los 1.800 millones de euros y supone mantener unos 6.000 empleos directos e indirectos durante cinco años, lo que lo convierte en "clave" para garantizar la sostenibilidad de la empresa pública.

La primera corbeta será botada el próximo 22 de julio, tres meses después de lo previsto inicialmente, por el impacto de la pandemia de coronavirus. En el momento de la declaración del estado de alarma, los trabajos iban incluso un poco adelantados a los plazos previstos.  El pasado mes de agosto se realizó la puesta de quilla del primer buque, aunque el acto oficial con la presencia de marinos saudíes no se celebró hasta principios de octubre.

La botadura permitirá liberar la grada para seguir avanzando en el resto de los barcos que forman el contrato. Precisamente, la puesta de quilla de la segunda corbeta se realizó el pasado 18 de diciembre y ya se ha cortado chapa para los primeros bloques de dos de los buques restantes. La primera corbeta permanecerá amarrada a los muelles del astillero para completar la instalación de los sistemas de combate y el resto del equipamiento tecnológico antes de su entrega a la marina saudí.

"No hay cambio de criterio"

La secretaria de Estado de Comercio negó que el Gobierno de Pedro Sánchez haya tenido un "cambio de criterio" respecto a la exportación de material de defensa y doble uso a Arabia Saudí después de que el diputado de Bildu Jon Iñarritu le pidiera explicaciones en la Cámara Baja por el hecho de que el Ejecutivo multiplicara por 30 las autorizaciones de exportaciones de este material a este país en 2019 respecto al año anterior.

"A Arabia Saudí no se le debería vender ni una espada toledana, porque la emplearía para decapitar", afirmó Iñarritu. También Roberto Uriarte, de Unidas Podemos, se había interesado por este tema tras resaltar que en 2018 el Ejecutivo había 'cortado el grifo' de la venta de armas a Arabia Saudí para reactivarlo después.

"No ha habido ni cambio de criterio ni un giro en la política de exportación a ningún país de la Coalición de la Liga Árabe", enfatizó la secretaria de Estado de Comercio. "Más bien, lo que ha habido es el cumplimiento escrupuloso en cada caso de la normativa española, que se encuentra a la vanguardia de las normas de control de la exportación", incidió Méndez, que subrayó que, de detectarse "indicios razonables de desvíos del material exportado o exportable" las autorizaciones a Arabia Saudí podrían "suspenderse o revocarse".

La secretaria de Estado de Comercio remarcó que no tiene constancia de que se esté usando en Yemen material procedente de España, a diferencia de lo que sostienen organizaciones no gubernamentales. También apuntó que el conflicto en Yemen es una preocupación esencial para la Jimddu - la Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso, el órgano encargado de controlar las exportaciones de armamento español-, al tiempo que recordó que los países de la Liga Árabe no están sometidos a ningún tipo de embargo por parte de la ONU ni de la Unión Europea.

La venta de armas para usarlas contra población civil en Yemen llevó a la ministra de Defensa, Margarita Robles, a paralizar la venta de 400 bombas de precisión a Arabia Saudí en verano de 2018, aunque finalmente el Gobierno anunció que mantendría el contrato ante la amenaza del país árabe de cancelar la compra de corbetas a Navantia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios