Antonio Pavón / Secretario general de UGT-Cádiz “Necesitamos un plan especial de empleo específico para la provincia de Cádiz”

  • El nuevo líder de UGT-Cádiz se marca los retos de impulsar la igualdad en las empresas y fomentar el relevo generacional en el sindicato en un mandato que será más corto de lo habitual

Antonio Pavón, secretario general de UGT-Cádiz. Antonio Pavón, secretario general de UGT-Cádiz.

Antonio Pavón, secretario general de UGT-Cádiz. / Marcos Piñero

Comentarios 1

UGT-Cádiz inicia una nueva etapa con Antonio Pavón (Villamartín, 1960) al frente tras su proclamación como secretario general en el último congreso provincial. Pavón lideró la única candidatura tras la renuncia anticipada de Francisco Andreu por motivos laborales, que se incorporó a su puesto como profesor. El nuevo líder provincial, que optó sin éxito a la Secretaría General en 2009, tiene por delante un mandato corto en el que se marca como retos abanderar la recuperación de los derechos laborales y abrir el sindicato a los jóvenes. Atrás queda una década convulsa marcada por las disputas internas y la sombra del escándalo de los ERE irregulares, que se saldó con la detención de Salvador Mera, entonces secretario general de UGT-Cádiz, y la disolución de la ejecutiva provincial.

–¿A la segunda fue la vencida?

–Efectivamente. Hubo un primer intento en 2009 y quedamos a muy pocos votos de conseguir la Secretaría General. Decidí dar un paso atrás para dar sitio a otros compañeros. Ahora ha surgido otra oportunidad y hemos optado un equipo nuevo para configurar la nueva Ejecutiva de UGT-Cádiz.

–Los últimos diez años no han sido nada fáciles para UGT en Cádiz. ¿En qué situación se encuentra el sindicato?

–La crisis, que ha sido bestial para la clase trabajadora, ha repercutido en el sindicato. El número de afiliados ha disminuido pero estamos recuperando los índices de afiliación y de representación sindical. Tenemos en torno a 31.000 afiliados en la provincia y si me apura, es una cifra casi por encima de la que teníamos en 2009.

–Me refería también a la imagen. porque UGT se vio salpicada por el caso de los ERE. ¿La historia del sindicato es suficientemente sólida para resistir este golpe?

–El sindicato tiene historia y recursos suficientes como para soportar los envites que hemos tenido. Es verdad que tenemos heridas pero hemos sabido coserlas y cerrarlas. En cuanto a lo que refiere, nos ha hecho mucho daño, pero sobre todo mediático. Está ahora en manos de la justicia, que determinará la situación de cada uno de los implicados. También es cierto que UGT-Andalucía ha cambiado, con una secretaria como Carmen Castilla, que le ha dado una nueva gestión al sindicato. Pero el sindicalismo siempre ha seguido trabajando. Pueden haber surgido problemas a nivel superior, pero el delegado sindical en las empresas ha mantenido el mismo ritmo de atender los problemas de los trabajadores.

–¿Qué objetivos se marca?

–Va a ser un mandato corto porque queda prácticamente año y medio. UGT puede facilitar la relación laboral de los trabajadores con las empresas a través de las instituciones. Ahí podemos resolver muchas cuestiones y desarrollar nuestras ideas sobre la necesidad de crear un empleo estable y de calidad. También nos hemos marcado el objetivo de la igualdad, que va a ser transversal a todo el sindicato. Y no podemos olvidarnos de los jóvenes, que son claves para renovar el sindicato. Les necesitamos para que esta organización siga viva y adaptada a las necesidades de los trabajadores.

–Se habla de la recuperación pero Cádiz sigue a la cola del paro y noticias como las de Konecta nos recuerdan que la crisis sigue ahí. ¿Qué papel juega UGT?

–El sindicato debería tener un papel más importante. Cádiz siempre ha estado a la cola. Necesitamos un plan especial de empleo específico para la provincia. Tenemos un tejido industrial muy sometido a los vaivenes de decisiones políticas, un sector servicios muy vinculado a la estacionalidad y al clima, porque un verano con levante provoca que el turismo se pierda. Y un sector primario sometido a los cambios de las políticas europeas. Hay que recordar también que la reforma laboral de 2012 nos ha hecho mucho daño. Cualquier previsión de pérdidas es suficiente para un ERE. Por los datos que tengo, Konecta es una empresa que tiene capacidad económica suficiente. La fragilidad del empleo existe porque el tejido empresarial tampoco es muy consistente ni las ayudas que deben facilitarlo. Todos deberíamos ponernos las pilas: empresarios, sindicatos y administraciones públicas.

–Los ayuntamientos también han sufrido en la crisis. Se han visto incluso ERE como el de Jerez.

–Era algo impensable en la administración pública. Una de las primeras trifulcas en nuestra federación fue cuando se querían plantear ERE en las administraciones públicas y yo decía que había que frenarlos como fuera porque no eran una empresa que querían ganar dinero. No fue el caso de Jerez, pero los sindicatos hemos tenido flexibilidad para evitar despidos y mantener el empleo.

–¿Falta movilización entre los trabajadores?

–No. Es cierto que los trabajadores se activan cuando ven peligrar su empleo. Pero a nivel de toda la población, hay una apatía porque creen que los derechos que se obtuvieron en su momento están garantizados.Hemos visto que determinadas políticas ponen en riesgo muchos de esos derechos. O se defienden, o se pierden. Si no existiesen los sindicatos, mal iríamos los trabajadores, porque somos el único resorte para contrarrestar el poder que tienen las empresas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios