Agricultura

La UE impone aranceles al arroz de Camboya y Birmania por dañar al sector europeo

  • El agricultor andaluz estaba siendo muy perjudicado por la entrada masiva y a muy bajo precio del producto

  • Estos dos países están en teoría libres de aduana por estar entre los menos desarrollados, pero una investigación ha hecho que Europa introduzca una cláusula de salvaguarda

Recolección del arroz en Birmania Recolección del arroz en Birmania

Recolección del arroz en Birmania / Archivo

La Comisión Europea decidió ayer restablecerá a partir del 18 de enero los aranceles en aduana para el arroz procedente de Camboya y de Birmania, que serán de 175 euros por tonelada en el primer año, de 150 euros por tonelada en el segundo año y de 125 euros por tonelada en el tercero.

Esta medida, que se publicará hoy en el Diario Oficial de la Unión Europea, da respuesta a la demanda de los agricultores europeos, y andaluces en particular, que llevaban años quejándose del daño económico que causan estas importaciones.

Durante la investigación llevada a cabo por la Comisión, que comenzó en marzo de 2018, se ha constatado que el conjunto de las importaciones de arroz del tipo “índica” procedentes de estos dos países había aumentado un 89% en las cinco últimas temporadas arroceras. También se pone de manifiesto que los precios eran sustancialmente más bajos que los del mercado de la UE e incluso habían disminuido durante el mismo período. “Este gran incremento de las importaciones a bajo precio ha causado graves dificultades a los productores de arroz de la Unión, cuya cuota de mercado en la UE se redujo sustancialmente, del 61 % al 29%”.

Camboya y Birmania son beneficiarios del régimen comercial Todo menos armas (TMA) de la Unión, que concede unilateralmente un acceso libre de derechos y contingentes a los países menos desarrollados del mundo, excepto para armas y municiones). La solicitud inicial de establecer salvaguardias comerciales frente a las importaciones de arroz fue presentada en febrero de 2018 por el Gobierno italiano, apoyado por los demás Estados miembros arroceros (España, Francia, Portugal, Grecia, Hungría, Rumanía y Bulgaria).

En el capítulo de reacciones, Cooperativas Agro-alimentarias de España manifestó su satisfacción con la aplicación de la cláusula de salvaguardia y señaló que con esta medida se garantiza un mayor origen de arroces producidos en España y la UE, que tienen una mayor calidad, con una producción más sostenible. Desde UPA Andalucía, se señaló que “el restablecimiento de los aranceles demuestra que nuestro esfuerzo e insistencia ha dado sus frutos, y que en Europa hemos sido escuchados”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios