Economía

La cooperativa del tomate CASI invertirá 163 millones en su nueva sede

  • La empresa hortofrutícola almeriense tendrá en 2014 un complejo agroindustrial de 469 hectáreas · El proyecto creará 2.000 puestos de trabajo · El 78% del terreno se dedicará a la conservación del paisaje

Comentarios 1

"Son las mayores instalaciones bioclimáticas del planeta, que convertirán a CASI en una referencia mundial en su sector". Con esta frase definió ayer el presidente de la Cooperativa Agrícola San Isidro (CASI), exportadora neta de tomate, Francisco Belmonte, cómo será el proyecto de las nuevas instalaciones: se trata del Complejo Agroindustrial de Servicios Integrales, que prevé una inversión de 163 millones y la generación de otros 2.000 puestos de trabajo, que se sumarán a los 8.000 actuales, de forma directa e indirecta.

El consejero de Innovación, Martín Soler, garantizó el respaldo al proyecto y el "compromiso" de la Junta de Andalucía con los agricultores almerienses y en defensa de sus intereses para que tanto su Consejería como la de Agricultura y Pesca, pongan a su disposición toda la financiación "que podamos" en forma de "ayudas a fondo perdido, avales o préstamos".

El proyecto se ubicará sobre el suelo agrícola conocido como la Finca El Maltés, con una superficie total de 469 hectáreas. Sus infraestructuras basan su diseño en la ecoarquitectura. Entre sus características se encuentran las cubiertas de los techos de las naves y las de los aparcamientos, que prevén mimetizarse con el paisaje. Las naves de la cooperativa, una vez finalizada la construcción del complejo, tendrán "entre 140 y 150 mil metros cuadrados", dijo Belmonte.

El 78% del total de territorio previsto en la iniciativa, 364 hectáreas, se destinarán a la conservación del territorio y el paisaje, por lo que está llamado a convertirse en el primer ejemplo de conservación privada de ambientes naturales semiáridos de Almería y de Andalucía. Este es el peaje que ha tenido que pagar la empresa hortofrutícola almeriense para poder llevar a cabo el proyecto. Ya está acometiendo los trámites del cambio de uso del suelo, puesto que la parcela sobre la que se levantará es territorio protegido calificado como Lugar de Interés Comunitario (LIC).

El futuro complejo, una vez pasados los trámites medioambientales, debe recibir la ratificación por parte de los 1.400 socios cooperativistas de CASI, lo que decidirán en su Asamblea General, prevista para el 14 de noviembre.

A partir de ahí, la velocidad del proyecto la marcarán las obras, que prevén comenzar en dos años y estar concluidas en 2014. Su filosofíaverde lo enmarca como un auténtico ecosistema de negocios basado en las nuevas tecnologías, asociadas a los procesos agroindustriales y en la excelencia ambiental.

El resto de la parcela prevista reparte su territorio de la siguiente manera: el 15%, unas 68 hectáreas, para el Área Agroambiental, que se dedicará a la Innovación Retroprogresiva; y el 7% restante, otras 37 hectáreas, para el Área Agroindustrial, donde se realizarán las actividades de producción, almacenamiento, administración, etcétera. En cuanto al porcentaje inversor, el 82% de los 163 millones se destinará a agroindustria, seguido de un 10%, que irá a parar a la conservación de la naturaleza; el 6%, para actividades sociales, y el 2%, a las agroambientales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios