Economía

Las mujeres sólo suponen el 14% de los emprendedores andaluces

  • Las 'startups' lideradas por ellas fracasan menos, un 48%, frente al 66% de las abanderadas por hombres

El emprendimiento se afianza en Andalucía como una opción laboral meditada no fruto de una necesidad. Casi ningún emprendedor estaba antes en situación de desempleo y un 56% trabajaba por cuenta ajena. Además, el principal motivo para poner en marcha un proyecto es haber visto una oportunidad real de negocio, según ocho de cada diez emprendedores andaluces.

Según el estudio Mapa del Emprendimiento 2016, elaborado por Spain Startup, un 40% de los emprendedores ya había montado antes un proyecto profesional y un 10% había creado más de cinco a lo largo de toda su trayectoria.

En paralelo, los emprendedores son cada vez más ambiciosos. Un 20% de las nuevas empresas en Andalucía cuenta con una plantilla de 5 a 10 empleados, y 25% espera facturar este año entre 50.000 y 150.000 euros.

Para poner en marcha estos proyectos, más de la mitad de los emprendedores usan sus propios recursos, por lo que no es de extrañar que la financiación siga siendo el principal reto al que se enfrentan. No obstante, el modelo de financiación de las startups se profesionaliza poco a poco y un 25% de los recursos proceden de fondos privados, créditos bancarios y crowdfunding.

Pero no es el único desafío para los emprendedores andaluces, pues un 17% está preocupado por generar visibilidad para su proyecto, un 16% por conseguir socios estratégicos y nuevos clientes, y un 9% interesado en los programas de algunas aceleradoras.

En España, quienes se deciden a crear una startup son hombres de 34 años y con formación universitaria (97%), ingenieros en un 45% de los casos. En Andalucía el retrato robot es el de un hombre mayor, de entre 35 y 44 años, y también con estudios universitarios (98%), mientras que la mujer representa sólo un 14% de los proyectos presentados (frente al 17% español).

Ellas deciden apostar por su idea para tener un cambio en su trayectoria profesional en un 23% de los casos, frente a un 15% de los hombres. Las startups lideradas por mujeres fallan menos, en concreto sólo un 48% frente al 66% de las de ellos, quizá porque son más conservadoras a la hora de gestionar los recursos. Son más atrevidas en la cantidad de financiación que demandan (la mitad de ellas solicita entre 50.000 y 500.000 euros), pero más cautelosas en la estimación de sus ingresos, puesto que un 30% prevé facturar menos de 50.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios