Economía

"¿Un titular para resumir lo que ha pasado? Cajasur recupera la razón"

  • "Es importante que ningún territorio se sienta perjudicado y ello depende de la buena voluntad de las partes" · Ojeda admite que los clientes de la entidad ganarán con la fusión con Unicaja, un grande del sector

Comentarios 4

Cocinero antes que fraile, Juan Ojeda (Córdoba, 1948) admira el mundo con la distancia que da saberse de vuelta desde un pequeño despacho sin vistas en un requiebro de la planta noble de Cajasur. Ojeda es un ser poliédrico. Se le puede mirar como cofundador del PP-A moderno, como jornalero de la información que fue la mayor parte de su vida, parlamentario andaluz y europeo y ahora vicepresidente tercero de la entidad de ahorro.

-Vaya semanita.

-Sí, sí. Después del consejo de administración del martes por la noche, se han aclarado las cosas. Ese momento de dificultad grave -porque lo fue- se concretó en que se sigue con la fusión con Unicaja con las posturas más claras. A partir de ahora, lo que todo el mundo quiere, porque en el consejo de administración hay ópticas e intereses distintos, es algo común: terminar la fusión en un plazo razonable, rápido y con los mejores resultados posibles para los impositores de Córdoba, para los clientes y para los trabajadores de Cajasur.

-Sabemos qué es y qué ha sido Cajasur, pero sería bueno conocer a dónde lleva este proceso.

-Ésa es una de las cosas que hay que asegurar. Que Córdoba seguirá teniendo una presencia importante dentro de una caja que no tendrá un origen netamente cordobés pues será el resultado de la fusión de Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén, pero también de procesos de uniones anteriores. Geográficamente, habrá que casar muchos más intereses puesto que el origen sería multirracial, digámoslo así. Málaga tendrá una presencia importante, Córdoba tendrá una presencia importante, igual que Cádiz y Jaén. Al menos, en sus orígenes. La presencia territorial se va a diluir como consecuencia de que no existe un origen netamente cordobés, como existía en Cajasur, ni malagueño, ni jiennense.

-Eso obligará a hacer muchos más equilibrios.

-Es importante que ningún territorio se sienta perjudicado. Y eso no es cuestión de leyes, normas ni estatutos. Es una cuestión de buena voluntad entre las partes. A partir de ahora, conocido el decreto que regula la cuestión y los condicionantes económicos, viene la voluntad de los que estamos participando en este proceso para que no haya un dominio de unos territorios sobre otros. Y que ningún sitio pierda. Córdoba ha tenido en Cajasur un elemento muy importante para su dinamización económica, cultural y social. Que siga teniendo una entidad que financieramente le ayude en todos los aspectos.

-Muchos pequeños empresarios están preocupados por saber con quién van a tener que tratar en el futuro sus asuntos.

-Los interlocutores no van a cambiar porque la red de oficinas va a ser básicamente la misma, con algunos ajustes para acomodarse a la nueva situación. En realidad, el solapamiento de la red de oficinas de Cajasur y Unicaja no va a suponer problemas. Unicaja tiene 34 oficinas y Cajasur 185. La interlocución seguirá con los directores de oficina. La toma de decisiones, en cuanto a cargos intermedios, también va a seguir igual. Eso sí, los órganos de gobierno serán los resultantes de una nueva entidad. Fíjese que aportamos un millón de clientes e impositores y la proximidad no se va a perder. Nadie tendrá que ir a Málaga si no es por el gusto de ver Málaga. ¿En qué se saldrá ganando? En que se va a hacer negocios con una entidad muy fuerte, la quinta caja de España. De cara a realizar proyectos, para negociar la financiación, es una garantía que haya detrás una entidad muy sólida, que no cajitas más pequeñas y con menos posibilidades.

-Lo de cajas sin política es una quimera.

-Las cajas no tienen dueño. No debe haber política en la gestión, la profesionalización de los que dirigen la operativa y el día a día, que tendrán la ideología que cada uno quiera. Otra cosa son los órganos de gobierno. Tiene que haber y hay representantes institucionales porque ahí se encuentran las entidades que forman la propiedad de cada caja, los ayuntamientos, las diputaciones y la Junta. El haber sido político no es ninguna rémora para acceder a los órganos de gobierno de una entidad ahorro.

-Los límites se encuentran...

-...En que quien entre en un puesto de esta naturaleza debe tener clarísimo que no puede hacer política de partido dentro de una caja. La política ha de hacerse fuera, igual que los encontronazos y los pactos. Como secretario general del PP viví un situación de absoluta confrontación en Granada; en las dos cajas de Sevilla con Beneroso y Benjumea; Unicaja hubo de ser pacificada y en Cajasur durante la etapa de Magdalena Álvarez como consejera de Economía. A raíz de aquello, se consiguió crear una campana de cristal en torno a las cajas. Todos, independientemente de nuestra procedencia, debemos respetarla. Cuanto menos actividad partidista tengan los miembros de un órgano de gobierno de una caja, mejor. Porque es muy difícil hacer política y mirar las cosas dentro de la caja desde otra óptica. Siempre y cuando se tenga claro que aquí no se viene a eso, no debe haber problemas.

-Eso sólo es posible cuando ninguno de los dos grandes partidos quiere imponer al 100% sus ideas.

-Ahí es donde está el tema. La negociación y discusión ha de estar cuando se legisla sobre las cajas, a la hora de realizar nombramientos, la idoneidad o los perfiles de las personas. El nuevo decreto de la Junta limita la participación de políticos en activo vetando a los diputados autonómicos, nacionales y europeos. Y me parece bien. El débito de quien está ocupándose a la política le altera la visión.

-¿Funciona como debiera el hilo de negociación entre PSOE y PP?

-Ahora sí. Se hicieron las renovaciones de Cajasur y Cajasol, y en Unicaja no hay problemas desde hace muchos años. Hemos tenido el escollo de que no haya habido acuerdo con la reforma actual de la ley de cajas. Entiendo que se ha usado la figura del decreto ley pensando que iba a haber un acuerdo y apostando por terminar el proceso antes de final de año. No ha habido escándalos ni encontronazos.

-¿Cómo hubiera titulado todo lo que ha pasado la semana pasada?

-Cajasur recupera la razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios