26-J: ¡Silencio, por favor!

Tan habituados estamos al ruido que reaccionamos al silencio casi con hostilidad Aunque sea un anacronismo, deberíamos defender el día de reflexión sólo por el lujo de no escuchar más palabrería.

Oratoria de Barrio Sésamo

Desde Aristóteles, el arte del discurso se estudia, se moldea y se fabrica para adaptarlo al oyente Los políticos actuales nos hablan como a escolares: ¿no podríamos exigir un poco más de altura?.