2015 Elecciones Municipales

Los emergentes ganan en valoración pero se prefiere a los grandes partidos para gobernar

HACE ya casi dos décadas, Julio Anguita sentenciaba al ser preguntado por los resultados de una encuesta que le situaba como el candidato más valorado: "No queremos un amor platónico. Queremos un amor carnal. No os pedimos el amor platónico sino la fuerza, la carne". A esta metafórica afirmación bien podrían recurrir los líderes de dos partidos emergentes (Ganemos y Ciudadanos) ya que, según los datos obtenidos por Commentia en el Barómetro del Grupo Joly son los más valorados, aunque su nivel de conocimiento sigue siendo bastante reducido. Eso sí, el amor carnal que reclamaba entonces Anguita también podrían pedirlo Santiago Sánchez (Ganemos) y Carlos Pérez (Ciudadanos) puesto que los encuestados prefieren que sean los alcaldables de los partidos mayoritarios (PP y PSOE) quienes ostenten la máxima representación institucional de la ciudad, siguiendo así la tendencia que marca la intención de voto.

El análisis de la valoración de los resultados también da pistas de los espacios ideológicos donde Ganemos y Ciudadanos han logrado hacerse un hueco entre el electorado -el primero entre los votantes de izquierdas y el segundo en el centro y la derecha-. Un ejemplo, los sondeados que aseguran que votaron al PP en 2011 le dan un aprobado a Carlos Pérez, al igual que los de PSOE e IU se lo conceden a Santiago Sánchez.

Eso sí, ninguno de los número uno de las candidaturas que concurren a los comicios del 24 de mayo logra superar el seis en puntuación. La candidata de los populares, María José García-Pelayo, se queda con un cinco raspado mientras que Mamen Sánchez (PSOE) acaba a una décima del aprobado. No son buenos tiempos para la política y, ni mucho menos, para la imagen que la ciudadanía tiene de los políticos, aunque algunos aún no se hayan sentado en la bancada del salón de plenos.

Santiago Sánchez es el candidato más valorado con una puntuación media de 5,5 puntos, dos décimas más que Carlos Pérez. Eso sí, ambos arrastran el handicap de que son pocos los que los examinan debido a su bajo grado de conocimiento. De hecho, al número uno de Ganemos solo asegura conocerle el 17,3% de los encuestados mientras que al de Ciudadanos es del 15%. El candidato de Ganemos despierta más simpatía entre los que, por edad, no pudieron votar en 2011 o no estaban empadronados en la ciudad (la puntuación llega a los 7,5 puntos). Incluso, supera los ocho puntos de aquellos que no muestran su voto o alegan no recordarlo. Carlos Pérez, mientras, es bastante bien valorado por los que apoyaron al PP y al PSOE hace cuatro años, dándole un 5,5 de media. Los otros dos alcaldables que aprueban son Santiago Casal (un 5,1) y María José García-Pelayo. El resto suspende pero a escasas décimas de lograr los cinco puntos -Mamen Sánchez se queda en un 4,9, Raúl Ruiz-Berdejo en un 4,6 y Raúl Ramírez en un 4,1-.

La alcaldesa recibe la máxima puntuación, por lógica, de sus votantes aunque le conceden de media 6,6 puntos. También supera los seis puntos de valoración de los que afirman haber votado en 2011 a UPyD y suspende con rotundidad entre los que eligieron una papeleta de algunas de las formaciones de izquierda que concurrieron a los comicios de hace cuatro años.

Eso sí, un tercio de los encuestados muestra su preferencia de que María José García-Pelayo siga ocupando el sillón noble de la calle Consistorio, una pregunta donde PP y PSOE salen mejor parados que en la de valoración de candidatos. Más del 76% de los que aseguran apoyaron a la popular en 2011 le gustaría que siguiera siendo la alcaldesa. Sin embargo, los apoyos que pierde se van fundamentalmente a Ciudadanos, según el barómetro. También recibe un importante respaldo de anteriores votantes de UPyD.

Mamen Sánchez es la segunda preferida para estar al frente de la Alcaldía, aunque el 30% de los que votaron al PSOE hace cuatro años no se inclinan por ella -en este segmento de votos perdidos casi un tercio no tiene definido su favorito aún y otro porcentaje similar muestra sus preferencias por el número uno de Ganemos-.

Siguiendo con los resultados sobre las preferencias sobre la Alcaldía, el resto de cabezas de cartel queda bastante lejos de las dos representantes de las grandes marcas políticas. De hecho, Santiago Sánchez solo llega al 6,8% y Carlos Pérez al 4,8%. Mientras, los que apoyaron a IU hace cuatro años reparten sus preferencias entre Raúl Ruiz-Berdejo y el número uno de Ganemos o ninguno de los planteados (un tercio para cada una de las preferencias). El alcaldable de IU apenas consigue que el 1,3% de los sondeados lo quiera como alcalde y el de Foro Ciudadano, Raúl Ramírez, un 0,5%.

En grado de conocimiento, María José García-Pelayo no tiene rival puesto que el 92,3% asegura conocerla mientras que la candidata socialista se queda en el 70,8%, aunque Sánchez supera a García-Pelayo en conocimiento espontáneo (29 puntos porcentuales frente a 22,8). De hecho, y al igual que ocurre con el resto de candidaturas, el grado de conocimiento se dispara cuando en lugar de solicitarle al encuestado que diga el nombre del alcaldable de una determinada formación (el denominado conocimiento espontáneo) se le aporta un listado con políticos locales para solicitarle si ha oído hablar de alguno de ellos. Aun así, los demás candidatos no superan el 20% en esta magnitud. Así, Raúl Ruiz-Berdejo se queda a dos décimas de este umbral y Santiago Casal registra 11,3 puntos porcentuales. Raúl Ramírez es el candidato menos conocido para los encuestados (10,5%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios