Entrevistas

"Para cocinar bien lo mínimo es ser paciente. No vale correr"

  • La abogada malagueña forma parte del programa de Canal Cocina 'Supera esto!', que se emite en este agosto

La bloguera malagueña Loleta La bloguera malagueña Loleta

La bloguera malagueña Loleta

Lola Bernabé es Loleta, la bloguera malagueña, abogada de formación, que venció en la edición de 2013 del certamen de Canal Cocina, cuenta desde 2015 con un programa de recetas en este conocido canal temático de las plataformas de pago. Junto a Lúcete con Loleta, recetas caseras renovadas y con impacto en el comensal, también condujo Verano Fácil. Para este mes de agosto forma parte del reto del programa Supera esto! junto con otros siee cocineros de referencia de Canal Cocina. Madre de un niño, su blog es Loleta. Life Market & Cooking.

–Una abogada que pasa de un blog de cocina a la televisión ¿así son las historias de una malagueña de hoy?

–Yo estudié Derecho enamorada de la carrera y nunca imaginé un futuro alejado de esa opción. Fue mi marido quien me empujó a hacer el blog de cocina y viajes. Habíamos estado viviendo fuera unos años y volvíamos a Málaga y, como yo no tenía ganas de volver a mi trabajo, él me propuso empezar a escribir. Empecé sin ninguna fe de que me leyese alguien más allá de mis amigas y mi hermana, y fíjate.

–¿Qué solía cocinar hasta entonces?

–De todo. La cocina y yo hemos crecido juntas y siempre ha sido mi gran pasión. Ver a mi abuela y a mi madre en acción en la cocina era algo mágico para mí y simplemente quería aprenderlo todo.

–¿Y cómo fue la cocina de su infancia, qué le marcó?

–Ver lo felices que eran mi abuela y mi madre preparando grandes comidas para la familia (¡somos más de 80!), siempre trabajando para que todo fuera perfecto, aunque necesitaran horas y horas en la cocina, y siempre con una sonrisa y con la ilusión de que los demás disfrutaran. En casa siempre olía a gloria y eso fue creando en mí una necesidad vital de compartir mi amor por los demás a través de la cocina.

–Estudió Derecho y al final acabó en la cocina, que es de donde querían huir tantas mujeres ¿se habrían entendido sus pasos en otro tiempo?

–Seguro que sí, de siempre ha existido la gente que pensaba que su vocación estaba en un sitio para descubrir cómo realmente su vida estaba en otro.

–Y para cocinar bien lo mínimo es...

–Ser paciente. Lo que no vale en la cocina es correr. Hay que ser paciente, que con paciencia y una buena receta siempre sale todo.

–¿Cómo se define como viajera?

–Enferma. Eso dice al menos mi marido. De pequeña me picó un bichito y desde entonces ya no tengo arreglo. Teniendo en cuenta de la familia que vengo a nadie le extraña.

–El verano se nos ha complicado y hasta se le ha estropeado a muchos ¿qué nos recomienda hacer?

–Disfrutar mucho de la compañía. Esto que nos ha tocado vivir me ha abierto los ojos. Y que nadie me entienda mal, que yo he sido una disfrutona desde que nací. Pero el trabajo había hecho que los últimos años descuidara el tiempo de disfrute con la familia y amigos. Este verano es para vivirlo cada minuto con todas las precauciones. A mí el covid me ha puesto las pilas y ahora vivo sacando más tiempo para lo que me hace feliz.

–Y si pudiera llevarnos a todos en un autobús ¿adónde nos llevaría?

–A cualquier sitio que esté a más de una hora de casa. Para mí la magia de viajar es romper la rutina. Moverme, sentir que tengo que estar ojo avizor, pendiente de los horarios, los vuelos… comer todo lo que se coma allí, visitar los mercados, encontrar el sitio que quiero, comprar eso que tenía ya pensado. Viajar es para mí una necesidad y nada en el mundo me hace más feliz que hacer maletas.

–¿Y cuál sería su menú para sorprender a una visita en una noche de verano?

–Algo preparado en casa con amor. Cocinar es una manera de dar en la mesa lo mejor de nosotros a los demás. Un menú hecho en casa siempre es el mejor. Por supuesto ese menú no es nada si no termina con un súper postre.

–Díganos un producto y un plato malagueño que los demás nos estamos perdiendo.

–¡Uyyy! Muchos. En verano, el ajoblanco malagueño, la porra antequerana, los espetos de sardinas, el pescaíto frito. Pescaíto de verdad. ¿Sabéis que la mejor ensaladilla rusa y la mejor tarta de queso se hacen en Málaga?

–¿Comer bien es comer caro?

–Claro que no. Se puede comer barato en casa y muy bien. Todo lo que acabo de nombrar (sardinas, porra, ajoblanco, ensaladilla) son platos baratos y deliciosos

–¿Qué deberíamos hacer por la gastronomía andaluza? ¿Ha empezado a tener el sitio que se merece?

–Nuestra tierra tiene mucho que ofrecer tanto desde el punto de vista del producto: AOVE, tomates, aguacates, mangos… mucho más, y unos cocineros que están poniendo Andalucía en el mapa. Por ejemplo Málaga es una provincia con una oferta en la que todos los bolsillos pueden comer como reyes.

–Recomiende algo para ese perezoso que es incapaz de hacerse de comer

–Invita a los amigos a tomar unas cañas sin tener nada pensado y poneos juntos a preparar un gazpacho, un poco de hummus y una mousse de chocolate. Te reirás más que nunca y descubrirás que el placer de comer empieza mucho antes de llegar los platos a la mesa.

–¿El confinamiento ha relanzado la cocina casera o ha sido sólo una desesperación?

–Muchos se han lanzado, con más o menos acierto, a experimentar en la cocina. Dentro de lo duro que está resultando ésto, hay algo positivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios