Rut Nieves, coach "La culpa es mala para la salud"

Rut Nieves, coach. Rut Nieves, coach.

Rut Nieves, coach. / Belén Vargas

Rut Nieves (Madrid, 1975) era una arquitecta con trabajo en Alemania hasta que decidió dejarlo todo, formarse como coach e investigar en el mundo de la mente y las emociones. Fundó la empresa Arquitecta de Emociones para despertar conciencias y facilitar el crecimiento personal. "Tenemos que aprender hábitos emocionales", asegura. Ahora regresa a las librerías con El amor de tu vida (Planeta), el tercer trabajo de la saga Cree en ti. El 10 y 11 de noviembre estará en Barcelona con sus seguidores en un evento de relaciones de pareja.

-Se define como arquitecta de emociones. ¿Hay trabajo en este sector?

-Como arquitecta tenía trabajo, pero en el mundo emocional hay más, porque no forma parte de la educación que recibimos cuando somos niños. Y la educación emocional es necesaria.

-Una frase de su libro: "No tenemos ni idea de qué es el amor". Ilumínenos.

-[Risas] Hemos recibido ideas muy distorsionadas sobre qué es el amor. Escuchamos decir que amar duele, que genera sufrimiento, que las relaciones son complicadas o que si te enamoras, vas a sufrir. Y lo que genera el sufrimiento es el miedo. Tenemos ideas muy confusas que nos hacen temer al amor, cuando en realidad te da alegría, paz, disfrute, placer... Lo que genera el sufrimiento es el miedo y el juicio.

-¿Hallar el amor de tu vida no es idealizar el concepto?

-Todos tenemos, al menos, dos amores de nuestra vida. Uno, nosotros mismos; y siempre va a haber un amor especial para ti. Aunque puede que haya más de uno. Depende de cada persona. El título de mi libro [El amor de tu vida] es una llamada a creer en el amor.

-Ante un episodio de desamor, ¿es mejor un bar o buscar a un coach?

"Los amigos te pueden levantar o te pueden hundir en una ruptura, depende de cómo les haya ido a ellos"

-Recomiendo que cada persona se permita sentir lo que necesite: llorar, echar de menos... No te obligues a hacer nada que no quieres. Date tiempo para hacer ese duelo. Y pedir ayuda a un coach, a un especialista, siempre me parece la mejor opción. Porque los amigos, depende de cómo les haya ido a ellos, te van a aconsejar. Te pueden levantar o te pueden hundir.

-"Las rupturas no son un fracaso". ¿Qué son?

-Son aprendizajes. Cuando una relación se termina es porque hay alguien mejor para ti o ya se ha concluido un aprendizaje y ahora viene otro. En tu vida están las personas que tienen que estar. Cuando alguien deja de estar en tu vida, confía. Eso es lo mejor para ti, aunque no lo comprendas.

-¿Algún remedio para la crisis de los 40?

-Vamos madurando y lo natural es que con los años aprendamos a querernos y a valorarnos. A veces, hemos cambiado tanto que ya no conectamos con la persona que empezamos hace tantos años. Cuando el desamor te llega a los 40 seguimos siendo muy jóvenes. Si una relación se acaba, vívelo como que te llega algo maravilloso. Da gracias por lo que has vivido y ábrete a todo lo bueno que la vida tiene para ti.

-Lo cierto es que el número de divorcios aumenta.

-Puede ser debido a que las personas, cuando se casan, realmente no se conocen bien. También gran parte de los divorcios vienen porque se proyecta en la pareja los conflictos no resueltos de sus padres.

-Ya...

-Los divorcios se relacionan desde el juicio, desde la mente, desde la culpa y no desde el corazón. No nos han enseñado a relacionarnos desde el corazón.

-¿Es posible el amor en estos tiempos de Tinder?

-Tinder es una herramienta para conocer gente sin tener que salir de tu casa. Tiene sus pros y sus contras [risas]. Te puede permitir conocer a alguien sin salir, a nivel más tranquilo que en la barra de un bar. Depende de cada uno. Personalmente, prefiero conocer a la gente en persona. He probado las dos cosas. Es como todo.

-Otra frase: "Hay que perdonar sin condiciones". ¿Eso no abre la puerta a la infidelidad?

-No me refiero a dar la razón a alguien o a consentir que la otra persona haga contigo lo que quiera. Hablo de comprensión, de no juzgar, de no culpar a esa persona y mirarla desde el amor. Normalmente, cuando una persona es infiel es porque está repitiendo un patrón ancestral, pero no lo sabe. Realmente en ella no hay maldad.

-Es muy fácil echar la culpa a los ancestros y muy difícil perdonar, ¿no cree?

-Hay una diferencia entre separarse desde la comprensión y la madurez a dejar una relación con cabreo y culpando. Cuando no perdonas al otro, es que no eres comprensivo contigo tampoco.

-Su libro pone mucho énfasis en el periodo de la infancia, en la formación...

-Las canciones, las películas... Todo lo que ven los niños está programando su mente con una imagen del hombre y de la mujer y de las relaciones de pareja que van a proyectar inconscientemente en el futuro. Por eso, elige bien la información que van a recibir tus hijos.

-Dice más: "La culpabilidad es la más perjudicial de las emociones".

-Es una emoción que se ha utilizado mucho para dominar a las personas. La culpa está muy arraigada en nosotros y es muy importante liberarnos de ella. Es mala para la salud y realmente no tiene nada positivo. La vida es un aprendizaje y tenemos derecho a cometer errores porque estamos aprendiendo. Hay que tener en cuenta que en el 95% del tiempo no somos conscientes de lo que hacemos. Entonces, ¿qué sentido tiene la culpa si no aporta nada bueno? Otra cosa es la responsabilidad, que es sana.

-¿Qué consejo da a alguien que desde que se levanta va diciendo "todo mal"?

-[Carcajadas] A esa persona no le daría ningún consejo. Dejaría que pasara de largo. No quiero en mi vida a personas así. Que lea Cree en ti.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios