Haze | Rapero "Antes Camarón que Jay-Z"

"Antes Camarón que Jay-Z" "Antes Camarón que Jay-Z"

"Antes Camarón que Jay-Z" / Juan carlos vázquez

Las nueve de la mañana de un sábado no son horas para un rapero -ni para un periodista-, pero Sergio López Sanz (Sevilla, 19/01/78), Haze, es madrugador, de romper clichés. Los caminos en su vida conducen a la rima, primero como cantante y ahora también como filólogo hispánico. Atesora cinco discos y dos másteres universitarios. Actúa y estudia oposiciones para ser profesor de Lengua y Literatura. Apasionado bético, irá invitado al palco del Villamarín contra el Atlético de Madrid y almorzará unos días antes con los veteranos del club.

-Mi padre (y yo) está un poco perdido en la materia. ¿Qué significa Haze?

-Es inglés, significa neblina, bruma. Lo uso desde 1992, cuando era grafitero.

"Me gusta cualquier música, estudiando escucho a Schubert, me encanta, y también a Beethoven"

-Silvio se atribuía la fusión del rock y el flamenco. ¿Usted inventó el rap aflamencado?

-El rap flamenco, no aflamencado. Mi rap no está teñido de flamenco sino que el flamenco tiene su sitio. Por supuestísimo que me atribuyo la fusión de los dos géneros porque lo abandero desde el principio mientras otros lo hicieron como anécdota.

-¿Qué diría El Pali...?

-¿El Pali rapeó alguna vez?

-Ni se droga ni bebe. ¿Hizo todas las gamberradas de chaval?

-Claro, como es natural. Entre los 18 y los 21 me lo pasé bien, fui un poquito gamberro. De eso hace mucho, ahora soy un tío formal.

-No soporto el rap. Joaquín Sabina no es un aliado...

-Soy fan de Sabina, es un letrista magnífico, siempre hay que tenerle respeto porque es un filólogo románico. Esa canción que hizo es anecdótica, estaría de moda el rap cuando la escribió y es normal que un lírico como él haga esa crítica.

-Pasó hace mucho por la cárcel. ¿Aprendió alguna lección?

-Aprendí que no quería volver. Estuve un mes y un día por rebeldía por no ir a un juicio. Me dije: "No vuelvo aquí, voy a ser buena persona y no me meteré en líos".

-Lo cumple a rajatabla.

-Totalmente. Fue en 1999. Me cambió la vida. Soy la prueba de que la reinserción existe, aunque hay gente que no cree en ella.

-¿Impartirá clases en verso si acaba de profesor?

-Si imparto clases como docente de la escuela pública daré alguna en verso. No sé si sujeto, verbo y predicado o alguna rima de Góngora.

-Diga un poeta que le ponga los pelos de punta.

-Calderón de la Barca. La vida es sueño me parece brutal; los monólogos de Segismundo son increíbles.

-¿Ha hecho las paces con los colegas de profesión que criticaban su estilo?

-Me la traen al pairo. No tengo relación con raperos puristas. Mi vida es mi familia, mis amigos y yo, ya está. Me convertí en el referente de un nuevo estilo, el rap flamenco, y ése es mi camino.

-Me pilla mayorcete para aficionarme al rap, ¿no?

-No, jamás. Hay raperos con líricas muy serias: Residente, Calle 13, Nach, Tote King... Tienen letras para reflexionar y muy curradas.

-¿Qué tema no quiere ni en pintura en las oposiciones y cuál se sabe al dedillo?

-No quiero temas sobre crítica literaria y me sé muy bien la literatura del Renacimiento, del Barroco, del Romanticismo, Bécquer...

-¿Compaginará aula y escenario si aprueba?

-Si la ley me lo permite, sí, ésa es la idea.

-¿Es más complicado ganarse el respeto de la comunidad rapera o el de la comunidad universitaria?

-La comunidad rapera no me interesa, sí mi vida como músico. Respeto todos los estilos. En la universidad he encontrado un sitio para adquirir conocimientos muy interesante.

-La potenzia pa tu carro fue un himno para una generación. ¿Ve macarra ahora poner a toda mecha la música en el coche?

-No, me encanta poner la música a toda voz si me emociona, aunque te puedes cargar los altavoces.

-¿Pero rap?

-No, cualquier música. Le sorprenderá pero estudiando escucho a Schubert, me encanta, y a Beethoven.

-¿Hay similitudes entre Garcilaso de la Vega, militar y poeta, y usted, callejero y futuro maestro?

-En mi discurso en los premios a los mejores expedientes de la Universidad de Sevilla hablé de las armas y las letras que ilustra Cervantes en El Quijote. En el Renacimiento y antes estaba el noble cortesano, que peleaba en el campo de batalla y se ilustraba leyendo a los clásicos grecolatinos. En mi caso la calle sería donde me busco la vida, un lugar hostil, y en el aula adquiero conocimientos. Tengo las dos escuelas.

-Doce de los quince barrios más pobres de España, el suyo el primero, están en Andalucía. ¿Hemos avanzado algo en cuarenta años de autonomía?

-Andalucía, Extremadura, Murcia y Canarias han sido las comunidades olvidadas. A la vista está, faltan recursos y llega poco dinero.

-El rap se asocia a la marginalidad y es de Los Pajaritos. ¿Estaba predestinado?

-Creo que hago rap porque no sé cantar flamenco. Si hubiera tenido ese don, habría sido cantaor antes que rapero. Camarón antes que Jay-Z. Camarón era una referencia y vivió la marginalidad en San Fernando.

-Pero no lo estaba tanto (predestinado) a licenciarse con honores. Usted mismo escribió "el chico Nike no es buen estudiante".

-Escribí El chico Nike, una descripción de lo que puede ser un cani. Entrar en la universidad y hacerlo con honores en el máster de Estudios Americanos es algo que nunca pude imaginar. Me encanta postularme como el rapero que rompe todos los estereotipos.

-Colaboró con Bigas Lunas, Pilar Távora o Alberto Rodríguez, ¿cómo es el viaje del underground al cine para todos los públicos?

-De esas referencias, Bigas Luna sería la más mainstream. Siete vírgenes y Madre amadísima eran bastante underground. Fueron experiencias maravillosas, sentarte con Alberto Rodríguez, hoy reconocido a nivel internacional, o con Bigas Luna. Me encantó verme en el pantallón rapeando en los créditos de Yo soy la Juani.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios