Salvador Morales Conde | Presidente de la Asociación Española de Cirujanos “Hay que utilizar todos los recursos para vacunar”

El doctor Salvador Morales, en el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón. El doctor Salvador Morales, en el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón.

El doctor Salvador Morales, en el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón. / Juan Carlos Vázquez

Afán por avanzar. Presidente de la Asociación Española de Cirujanos, el reconocido doctor Morales dirige la Unidad de Cirugía de Quirónsalud Sagrado Corazón y coordina la Unidad de Innovación y Cirugía Mínimamente Invasiva del Hospital Universitario Virgen del Rocío. Su afán por avanzar le ha permitido permanecer, una edición tras otra, entre los mejores doctores de España, según la prestigiosa revista Forbes. En plena pandemia se encuentra centrado, entre otros retos, en tratar de amortiguar los daños colaterales del virus.

–¿Cómo vive la nueva ola?

–Preocupado. Los modelos matemáticos de previsión dicen que esta ola es dura.

"Los modelos matemáticos de predicción dicen que la tercera ola será dura. La curva será vertical. Preocupa"

–Los quirófanos, ¿Cómo se gestionan?

–Desde la Asociación Española de Cirujanos creamos consejos: Qué patología operar en función de la evolución, basándonos en dos aspectos, la ocupación de las camas hospitalarias y la predicción de la incidencia.

–Cada vez hay menos camas disponibles.

–Si tengo 100 camas utilizo 100 camas para operar. Si la previsión de camas es que sólo dispongo de 20, tengo que priorizar.

–¿Cómo se prioriza?

–En base a las Urgencias y a los enfermos oncológicos. Son los primeros que tienen que salir adelante.

–Primero, el cáncer.

–El paciente oncológico no se deja de operar.

–Tras urgencias y cáncer, ¿Cuáles son los siguientes prioridades?

–Los pacientes benignos: Hay dos tipos. El paciente que es demorable; y por otro lado, los casos que sabemos prioritarios porque si no se opera, la patología va a evolucionar y afectar en su calidad de vida.

–En los hospitales se analiza, entonces, quién se opera.

–El análisis de quién se opera se está haciendo.

–¿Similar a los hospitales de guerra?

–No tiene el matiz del quirófano de guerra. Un paciente con cáncer de colon asintomático se tiene que operar. Seleccionamos a aquél que su supervivencia o calidad de vida está en juego, si no se opera.

–Una persona con Covid no se puede operar.

–Hay que testar al paciente. Si se opera con Covid asintomático, las complicaciones son mayores; y es una bomba para un hospital, ya que puede transmitirlo a otros pacientes y a los profesionales. El objetivo es mantener el quirófano como espacio seguro.

–¿A qué ritmo están trabajando los quirófanos?

–El ritmo baja en una horquilla muy variable. La última semana bajó a un 40%. El paciente que se opera tiene que operarse y en unas condiciones de seguridad impresionantes. Si le llaman del hospital para operarse, venga con tranquilidad.

–Hay personas que tienen miedo.

–Si tiene algún síntoma de urgencias hay que ir al hospital. Hay artículos publicados que dicen que en la segunda ola aumentó el índice de complicaciones de apendicitis por el retraso de los pacientes a la hora de acudir al hospital. Además, hay que mantener los circuitos diagnósticos.

–Los centros de salud están colapsados.

–Hay que dotar al sistema.

–La lista de espera para una operación ha crecido.

–Un artículo muy importante reveló que en los tres primeros meses de la primera ola se canceló el 72% de la actividad quirúrgica a nivel mundial. A fecha de junio había que aumentar un 20% la actividad quirúrgica habitual (sin pandemia) durante 10-12 meses para volver a los datos de lista de espera de febrero. Llegó la segunda ola, y comenzamos a operar a más nivel que la primera, y se hacen conciertos con el SAS.

–Y ¿la vacunación?

–Dosis que llega, dosis que se tiene que poner. Hay que usar todos los recursos para vacunar. No se puede decir No tengo sitio para vacunar... pero si tienes ahí un Palacio de Congresos; si tienes ahí a Sagrado Corazón o a Triana... Hay que usar todos los recursos. En Israel, donde han puesto todos los medios para la vacunación masiva, se ha visto, a los 14 días, un impacto muy importante en la curva. Mi esperanza está en la vacuna.

–Pero el ritmo es lento.

–Me tienen que escuchar: Hay que hacer vacunaciones masivas utilizando todos los recursos de un sistema sanitario único. Cuando existe una pandemia y un problema tan importante no hay que distinguir entre pública y privada. Somos uno. Somos una sociedad luchando junta contra un virus.

–Y ¿el ejército? también puede poner vacunas.

–Totalmente.

–¿Cuál es el pronóstico?

–Una curva vertical. Preocupa. ¿Qué hay que hacer? concienciación.

–Las cancelaciones de operaciones seguirán.

–Seguirán. Y nosotros daremos servicio. Cama disponible, operamos. Y si la cama está en la otra esquina de la ciudad, pues me voy allí a operar, manteniendo la calidad. Los equipos quirúrgicos están muy preparados y hacen lo que haya que hacer. Si hay que ir a planta Covid, se va; si hay que poner vacunas, se ponen a vacunar... Si hay que operar en el hospital de enfrente... ese hospital hay que gestionarlo para que esté libre de Covid.

–Crear un Hospital libre de Covid solo para operar. Buena idea.

–Sí. En algunas ciudades se ha hecho.

–Y ¿el Hospital Militar?

–Ayudará mucho al control de la situación y a evitar segundas víctimas de la pandemia, que son los pacientes que hay que diagnosticar y que operar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios