Cataluña

Junqueras no cede con Puigdemont

  • ERC asegura que el ex 'president' sigue siendo su candidato mientras su líder declara desde la cárcel que su mandato no sería efectivo

  • Arrimadas insta a Torrent a desbloquear la investidura

Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. Oriol Junqueras, en una imagen de archivo.

Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. / EFE

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, que permanece preso en la cárcel de Estremera (Madrid), advirtió ayer que sería inviable ejercer una presidencia "efectiva" desde Bruselas, como pretende Carles Puigdemont, aunque Junts per Catalunya (JxCat) insiste en esta opción.

En una entrevista difundida por Telecinco, a la que respondió por escrito a mediados de enero, Junqueras fue preguntado sobre si "ve posible gobernar Cataluña desde Bruselas y sin libertad de movimientos". "El problema no es si se puede o no. El problema es si sería una presidencia efectiva. Y es obvio que el Estado español jamás permitiría que fuera efectiva. Ahí radica el problema", contesta quien fuera vicepresidente del Govern de Puigdemont.

El problema no es si se puede o no; es si sería una presidencia (la de Puigdemont) efectiva"

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, afirmó a su vez en rueda de prensa en Barcelona que ve lógico que Junqueras abogue por una presidencia efectiva, si bien remarcó que por ahora no hay una plan B sobre la mesa. "Nuestro candidato es Puigdemont y no valoramos otras opciones", ha subrayado Sabrià, al tiempo que indicaba que tampoco trabajan "en una doble presidencia".

JxCat insiste en mantener a Puigdemont como candidato a ser investido president, pese a que las vías legales que propone para hacerlo posible no cuentan de momento con el aval de ERC -que reclama alcanzar un "acuerdo global" de legislatura-, lo que está postergando el desbloqueo de la investidura.

El grupo de JxCat ha presentado ya sus alegaciones ante el Tribunal Constitucional, en las que le pide que no admita a trámite el recurso contra la investidura de Puigdemont, al entender que una intervención del Alto Tribunal sería "una clara extralimitación del ejercicio de control de la constitucionalidad".

El responsable de Acción Política y Estrategia Municipal del PDeCAT y diputado en el Congreso, Ferran Bel, aseguró ayer que Puigdemont no puede ser una "figura simbólica" y se mostró convencido de que "se puede gobernar desde la distancia".

Las negociaciones también se están viendo condicionadas por las declaraciones previstas para los próximos días de dirigentes independentistas ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

La ex presidenta del grupo parlamentario de la CUP Mireia Boya está citada a declarar como investigada mañana; la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, lo harán el día 19; el ex president Artur Mas y la ex presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia Neus Lloveras deben comparecer el día 20, mientras que el 21 será el turno de la ex diputada de la CUP Anna Gabriel.

Mientras tanto, el PP exigía ayer al presidente del Parlament, Roger Torrent, abrir una ronda de contactos para desbloquear la situación, e instaba a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a moverse porque, si no, "tanto voto útil" se puede convertir en una "victoria inútil".

Arrimadas, la más votada en las autonómicas, emplazó por su parte al presidente del Parlament a desbloquear la investidura, porque "sólo depende de él", insistiendo en que "no puede seguir haciendo un Forcadell" ni poner la Cámara catalana "al servicio de un huido de la justicia".

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, urgió asimismo por carta a Torrent a iniciar otra ronda de consultas entre los grupos parlamentarios para poner fin a la "parálisis nociva" en Cataluña y proponer a un nuevo candidato a la investidura.

La portavoz de Catalunya en Comú, Elisenda Alamany, denunció a su vez que Cataluña "está en vilo" debido a las "guerras fratricidas" entre partidos independentistas por la investidura.

Madrid y Barcelona se declaran amor mutuo. Las alcaldesas de Barcelona, Ada Colau, y de Madrid, Manuela Carmena, ensalzaron ayer el amor y la estima entre ambas ciudades. "Barcelona, estimados amigos de Madrid, os quiere de todo corazón", afirmó Colau. "Sí, catalanes, os queremos mucho. Sí, Barcelona, os queremos mucho", añadió Carmena, ayer en un almuerzo en la capital catalana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios