España

Multa de 570 euros para el ex juez decano de Barcelona por agredir a su mujer

  • El juzgado absuelve a José Manuel Regadera de un delito de malos tratos al tratarse de un episodio "puntual y aislado"

Comentarios 1

Un total de 570 euros. Esa será la cantidad que tendrá que pagar el ex juez decano de Barcelona José Manuel Regadera por una falta de lesiones tras la agresión que propinó a su mujer el pasado 2 abril. 210 euros de indemnización por lesiones y 360 euros de multa. Esta última cantidad la abonará mediante 12 euros diarios durante un mes. La multa garantiza la continuidad de Regadera en la carrera judicial.

Así lo decidió el Juzgado Penal número 16 de la capital catalana. De esta manera, el juez evita los nueve meses de prisión que la Fiscalía pedía por un delito de maltrato. La instructora absolvió al ex miembro de la judicatura catalana de un delito de maltrato familiar por tratarse de un episodio "puntual y aislado" desconectado de las situaciones de "abuso, dominación, humillación, sometimiento o sojuzgamiento" propias de la violencia doméstica. Tampoco se harán efectivos los siete meses y medio que pedía la defensa del jurista para María Rosa Igay, esposa de Regadera, por la presunta comisión del mismo delito.

El juzgado catalán que llevó el caso considera probado que la noche del 2 de abril Igay y Regadera discutieron por una infidelidad, en la que incurrió el ex decano. A partir de este momento las versiones son contradictorias.

Por un lado, la sentencia de la magistrada da veracidad al relato de la mujer. Aunque el ex juez decano explicó durante el juicio que fue Igay, su esposa, la que comenzó a propinarle patadas, bofetones y rodillazos. El marido de María Rosa Igay, de profesión notaria, argumentó ante la magistrada que su esposa lo cogió por los testículos. Fue en este momento cuando, según Regadera, reaccionó. Cogió a su mujer por los brazos y la echó de la habitación. Antes de esto, según la declaración de Regadera, la mujer le mordió y le arañó la cara.

A pesar de la versión que esgrimió Regadera, que tuvo que dimitir de su cargo al pedírselo 18 de los 33 jueces de instrucción de Barcelona, el parte médico no reflejó al juez la totalidad de las agresiones citadas. Sólo constaba un arañazo y una erosión en el brazo, que no se ha podido demostrar que se tratara de un mordisco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios