España

El PP no colaborará "ni activa ni pasivamente" con el PSOE

  • Casado critica la deriva de los socialistas desde hace 15 años con el 'Estatut' catalán

Casado y Aznar antes de la intervención del primero en un acto de FAES en San Lorenzo del Escorial. Casado y Aznar antes de la intervención del primero en un acto de FAES en San Lorenzo del Escorial.

Casado y Aznar antes de la intervención del primero en un acto de FAES en San Lorenzo del Escorial. / Jesús Hellín / EP

El líder del PP, Pablo Casado, ha afirmado este lunes que no colaborará "activa ni pasivamente" en desbloquear la actual situación del país si el PSOE no rectifica su trayectoria de los últimos 15 años, que ha metido a España en un "laberinto socialista".

Para Casado, la "deriva" socialista, desde que en 2003 apoyaron la reforma del Estatut catalán, es lo que ha creado la situación actual y ha convertido la política española en "un caos sin aparente salida" en la que el PP no va a ayudar si los socialistas siguen igual. El PSOE "tiene que rectificar", ha advertido.

Según ha manifestado en su conferencia inaugural del XVI curso de verano FAES sobre España: calidad democrática, cohesión y futuro del bienestar, esta estrategia del PSOE "no ha podido llevar al PP a la irrelevancia, pero lo ha dañado".

Por eso, su principal tarea al frente del partido es "reconstruir el pilar derecho" del sistema español "y señalar el camino para la reconstrucción del pilar izquierdo, animando a que se haga", ha concluido.

Una estrategia que ha recibido el apoyo del ex presidente del partido y de la FAES, José María Aznar, quien ha dado su apoyo total a Casado tanto en sus decisiones pasadas como en las futuras y ha criticado la actitud de Pedro Sánchez, al que ve como un "viajero sin billete" al que le queda poco recorrido.

Casado, que ha titulado su intervención España en el laberinto socialista, ha reprochado que Sánchez quiere hacer creer que ni él ni su partido tienen responsabilidad ninguna en el actual bloqueo institucional y se presentan como "víctimas" cuando son los "principales responsables".

El inicio de este "laberinto" de los socialistas la sitúa Casado en la elaboración Estatut que trataba Cataluña como nación "camino de ser un Estado". Una "deriva rupturista" con la que considera que el PSOE quería obtener votos radicales y antisistema para derrotar a la "sólida mayoría constitucionalista y moderada" del PP.

Los socialistas "rompieron el consenso constitucional" y se "saltaron" el proceso de reforma previsto en la Constitución", según Casado, un modelo y razonamiento que cree que es también el que adoptaron los "golpistas" en Cataluña, al tratar además de "culpabilizar" y deslegitimar al PP, que recurrió el Estatut.

Aparte de la "fractura territorial" achaca a los socialistas una "probada incapacidad" en la gestión económica.

A su juicio, Sánchez ha sustituido al PP por el nacionalismo y el radicalismo como socios constituyentes y ha conducido a España a la "desestabilización y la fractura social y política", y ahora reclama a quienes han sufrido este "acoso" que se hagan cargo de las consecuencias por "responsabilidad".

Y lo hace rechazando cualquier responsabilidad por su parte y cualquier tipo de rectificación por su "error catastrófico" de excluir al PP y de colocar a los nacionalistas y a los radicales como socios.

Por eso, ha advertido a Sánchez que "la hora de la verdad es hoy Navarra", tras el Estatut y la crisis económica, una comunidad en la que el PP pide la abstención de los socialistas para un Gobierno de Navarra Suma, su coalición con UPN y Cs, a cambio del apoyo de UPN en la investidura de Sánchez.

Casado ha reconocido que el PP ha cometido errores, pero ha argumentado que nunca ha actuado deliberadamente para apartar del juego político al PSOE y "jamás" lo hará pero tampoco aceptará el cambio de reglas de juego que cree que el socialismo quiere imponer.

Aznar arremete contra el "tacticismo" de Sánchez

El presidente de la FAES y ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha advertido a Sánchez que sus "juegos tácticos" tienen que tener un límite y que son "claramente negativos" para el país, al tiempo que ha dado su respaldo incondicional al líder del PP, Pablo Casado.

"La lógica institucional no es echar en los demás la responsabilidad de conseguir esa mayoría, ni exigir apoyos gratuitos o afirmar una victoria de largo mientras se advierte de nuevas elecciones", ha reprochado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios