Semana Santa Traslados y procesiones de este fin de semana en Málaga

Descuentos ¿Cuánto cuestan los viajes de Metro de Málaga a partir del 1 de abril?

Crónica personal

Pilar cernuda

Los anticasta

Luchas por los cargos, tensiones personales, manifiestos y contramanifiestos y acusaciones de favoritismo, en Podemos.

Andan a la greña los de Podemos. Tanto presumir de anticasta para acabar cayendo en los mismos malos modos que sufrieron los partidos tradicionales en momentos amargos. Luchas por los cargos, tensiones personales, manifiestos y contramanifiestos y acusaciones de favoritismo.

Pablo Iglesias tiene un ego exacerbado. Como lo tiene Monedero, desterrado a segunda fila para que no se indague demasiado en sus cuentas, no vaya a ser que arrastre al partido al espacio en el que se encuentran los que no saben explicar bien la procedencia de sus dineros. Errejón, más cauto que Iglesias, probablemente más inteligente también, a pesar de ser el segundo del partido, ha comprendido antes que Iglesias que la política es un asunto serio, no un juego, y que la ambición debe encauzarse si se pretende llegar al poder.

En la pelea por hacerse con el control del partido, que es el fondo de la cuestión, hacen como que por encima de todo se respetan, se quieren, comparten el mismo modelo de hacer política. El ala errejonista hace público un manifiesto, pero no lo firma Errejón, que además no para de decir que es amigo de Iglesias. El líder, a su vez, explica en una carta que quiere a Errejón a su lado, como si fuera el bueno y como si la gente no recordara cómo ha defenestrado a algunas de las personas más cercanas y restando papel a quien se supone es su brazo derecho, cómo ha maniobrado para impedir que en el congreso del partido pueda votarse lo que a Iglesias no le conviene...

En su corto tiempo de vida, Podemos ha demostrado que sabe cómo captar votos, eso no lo niega nadie. Pero una vez logradas ciertas áreas de poder, al menos en Iglesias ha aparecido el afán inconmensurable de incrementar aún más ese poder. Aunque eso suponga dejar de lado a algunos de quienes han formado parte de su equipo más leal en la creación del partido.

No es algo que no se haya visto antes en política, pero es que a los de Podemos se les ha llenado la boca prometiendo un estilo nuevo de ejercerla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios