Punto de vista

El futuro es corto

La alfombra roja del Festival de Málaga. La alfombra roja del Festival de Málaga.

La alfombra roja del Festival de Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Me parece un hallazgo que los cuatro bloques de la sección oficial de Cortometrajes lleven un título que los homogeneiza. Se nota la labor de sus seleccionadores, cuyo trabajo se asemeja al del comisariado de un evento artístico. Isa Sánchez y Alejandro Alvarado presentaron en la sala noble del cine Albéniz sus propuestas en presencia de los directores.

Visionando los trabajos constaté hasta qué punto ha evolucionado el formato corto en la categoría que denominamos de Ficción. Bastaría compararlos con las hornadas de títulos de hace 22 años, tres lustros o solamente una década para comprobar que han dado un paso de gigante. El cine digital obró el milagro. A partir de ahí todo se transformó.

Si definiésemos como cine experimental el grueso de los trabajos seleccionados en Málaga 2019 podrían acusarnos de exagerados. Sin embargo, hay qué ver a qué grado de experimentación se someten cada uno de los autores que han pasado la criba malacitana.

Los cortos del pasado tenían mucho de película corta. Contaban una historia. Solían tener planteamiento, nudo y desenlace. Sus personajes eran reconocibles y bien perfilados. Las temáticas se repetían: las relaciones de pareja, los gags sobre los que se construía una anécdota con sorpresa final, o su antítesis, aquellos cortos sociales de denuncia, algunos tan largos y explícitos.

Ahora todo se ha venido patas arriba. Si me apuran, no hay ni uno solo de los cortometrajes vistos en el concurso de este año que cuenten una historia de un modo convencional. Eso por no hablar de los formatos. Ahí sí se han dinamitado los moldes. Hay cortos cuadrados o verticales, emulando cómo se ven las tablets, aunque lo que cuentan sea en vetusto blanco y negro, con texturas de todo tipo, o variantes de videoclips. Sobrevolándolo todo, un regusto por el lenguaje publicitario. El que da de comer a muchísimos de estos cineastas apasionados. La cuestión es que el cortometraje se reinventa a gran velocidad. Y no deja de sorprendernos. El futuro es corto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios