Fitur 2019 Andalucía, a la caza del turista cosmopolita

Un grupo de turistas tras abandonar su alojamiento. Un grupo de turistas tras abandonar su alojamiento.

Un grupo de turistas tras abandonar su alojamiento. / Víctor Rodríguez

Son turistas de escapada frecuente, fundamentalmente urbanitas, muy informados, influyentes y, además, gastan dinero cuando viajan.

El turismo cosmopolita crece en torno al 20% en España y se está convirtiendo ya en uno de los mercados preferidos por las agencias y los destinos por muchas razones.

Por ejemplo, por su volumen (se calcula que son alrededor de 32 millones de clientes potenciales) pero sobre todo por su capacidad desestacionalizadora, ya que viajan todo el año.

Además, el turista cosmopolita (que gusta fundamentalmente de visitar ciudades) es busca experiencias más que de destinos. Y Andalucía quiere que vengan.

Dos o tres viajes al año

El turista cosmopolita se destaca por realizar tres o más escapadas al año. Es exigente, de contrastada formación y pide calidad. Las cifras hablan por sí solas: el mercado del turismo cosmopolita mueve 32,2 millones de personas al año, 25 millones de las cuales están en el mercado europeo. 

La procedencia de estos turistas es, de más a menos, Italia (6,7 millones), Reino Unido (6,2), Alemania (5), Francia (4,7), Holanda (1,6) y Suecia (0,8).

Estas personas realizan unos 90 millones de viajes al año pero en la actualidad España tan sólo recepciona el 10% de dicho mercado con unos 9 millones de llegadas.

Gasto por encima de la media

El perfil de este tipo de viajero es el propio de un consumidor de alto nivel, que gasta mucho más de los 66 euros diarios de media. Buena parte de ese dinero, además, suelen invertirlo en los productos locales.

Son turistas que buscan experiencias alejadas de los perfiles habituales y que incluso ansían mimetizarse con el entorno para vivir más a fondo su viaje.

Otro factor que les caracteriza es que prefieren la calidad a la cantidad, así como que la seguridad del destino esté fuera de toda duda. Si no es seguro no viajan.

Igualmente se caracterizan por un factor muy importante: son muy influyentes. Tienen un efecto multiplicador. Son prescriptores de sus viajes y hacen una labor de marketing impagable.

Los turistas cosmopolitas tienen fama de 'influencers' para el resto de viajeros Los turistas cosmopolitas tienen fama de 'influencers' para el resto de viajeros

Los turistas cosmopolitas tienen fama de 'influencers' para el resto de viajeros

Se trata además de un mercado especialmente importante para los destinos locales, no en vano el turista cosmopolita necesita sentir que la experiencia de su viaje se ha diseñado a su medida.

No debe sentirse como un cliente más dentro de una cadena de consumo, de modo que, aunque gusta de las ciudades, trata de evitar la masificación, por lo que a menudo su presencia se extiende al resto de la provincia de destino.

En un mercado como el turístico, que prácticamente toca techo en Andalucía en lo que respecta a la tradicional oferta de sol y playa, este tipo de turismo abre una puerta al crecimiento que las administraciones y los operadores quieren aprovechar al máximo.

Según datos de Turespaña, el 68% de los viajeros cosmopolitas visita lugares de interés cultural, el 63% se aloja en un entorno natural y el 60% disfruta de la gastronomía típica.

Este tipo de viajeros se sitúan en una edad media de 43 años, por debajo de la edad media del turista alemán que recibe España (46 años), y suele viajar en familia con el objetivo de vivir experiencias únicas para todos sus miembros, y su gasto por viaje es de 1.116 euros, casi 100 más que el tradicional.

Curiosamente, para el turista cosmopolita germano, España ocupa el quinto puesto en sus preferencias, por detrás de Italia, Francia, Austria y Gran Bretaña, a pesar de que en sol y playa nuestro país es el número 1.

En la actualidad, España sólo atrae alrededor del 10% de los viajeros cosmopolitas.

Según datos del INE, nueve de cada diez de los turistas que recibe España responden al perfil de europeo poco acostumbrado a viajar –realiza menos de tres viajes en los últimos dos años– y se deja una media de 1.000 euros en poco más de una semana.

Por el contrario, el viajero cosmopolita se desplaza más de 3 veces al año, en estancias más cortas, y aún así su gasto es especialmente significativo, por ejemplo, en compras.

El gasto en shopping en el sector creció por encima del 25% en 2017 con respecto al año anterior gracias al incremento de este tipo de turista, lo que da una buena idea de cuál debe ser (de hecho, lo está siendo) el objetivo estratégico del sector.

La captación del turista cosmopolita es uno de los puntos esenciales del Plan Estratégico 2018-2020 de Turespaña.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios