Andalucía en Fitur 2019

Espacios naturales en Andalucía, atractivo original

  • Sierra, dehesa, alta montaña, senderos, desiertos y marismas aguardan al visitante

Pantano de Ardales, en Málaga. Pantano de Ardales, en Málaga.

Pantano de Ardales, en Málaga.

Comentarios 0

Andalucía es la comunidad autónoma española con más espacios naturales y protegidos, cuyo principal atractivo radica en sus fuertes contrastes paisajísticos y microclimáticos: serranías y playas, desiertos y marismas, vegas y campiñas donde alternan los cultivos mediterráneos o dehesas.

Además, en muchos de estos parajes se puede practicar algunas modalidades deportivas, como son los deportes náuticos, de golf o deportes a caballo, para todas las edades.

Lugares tan emblemáticos como los parques nacionales de Doñana y Sierra Nevada en Granada, declarados Reserva de la Biosfera; el Parque Natural de Cabo de Gata en Almería o el de Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, el segundo parque natural más grande de Europa, la Sierra de Grazalema en Cádiz, hacen que esta tierra goce de un encanto propio.

Y de los Parques Naturales a las Reservas Naturales; espacios cuya creación tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial.

El visitante no quedará defraudado en la Albufera de Adra (Almería); el Complejo Endorréico de Chiclana o el de El Puerto de Santa María (los dos en Cádiz); Isla de Enmedio en Huelva o la Laguna Amarga de Lucena (Córdoba).

La gran diversidad de contrastes microclimáticos y paisajísticos te permiten disfrutar a un tiempo de las cumbres blancas de Sierra Nevada y del entorno subtropical de las playas, del manantial del cálido Guadalquivir, de la salvaje belleza del desierto de Almería y de la humedad de los bosques en la lluviosa Grazalema.

Y fruto de este suave clima y la riqueza paisajística, el aire puro de las montañas o el contacto con la refrescante brisa del mar han propiciado aguas termales, lodos, fangos y barros que dan paso a un turismo de belleza y salud repleto de masajes, baños terapéuticos, chorros a presión o terapias con algas en los múltiples balnearios y spas.

Según el Observatorio Nacional del Termalismo, Andalucía cuenta con once balnearios, cinco en Granada, dos en Almería, otros dos en Málaga, uno en Cádiz y otro en Jaén.

Muchas de sus aguas termales ya eran utilizadas por los antiguos árabes y romanos, por lo que suelen ser lugares en los que, además de aprovechar las cualidades de los baños, se puede hacer turismo cultural y disfrutar de la naturaleza del entorno.

En Jaén, por ejemplo, a unos 12 kilómetros del Balneario de San Andrés se ubican las ciudades de Úbeda y Baeza, que cuentan con conjuntos monumentales renacentistas declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Y en Málaga, en el Valle del Guadalhorce, otro sitio de lujo: el Hotel Villa Padierna Thermas de Carratraca, donde, según se cuenta, se alojaron personajes como el rey Fernando VII, la emperatriz María Eugenia, esposa de Napoleón III, o los poetas Lord Byron y Rainer Maria Rilke.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios