Andalucía en Fitur 2019

Turismo de interior en Andalucía: el potencial de la belleza

  • La región con más espacio natural protegido de España, guarda en sus entrañas pueblos con enorme encanto y ciudades de gran legado histórico; unos atractivos que hacen de las vacaciones una experiencia única e inolvidable

Impresionante el Tajo de Ronda (Málaga), a donde asoma el pueblo. Impresionante el Tajo de Ronda (Málaga), a donde asoma  el pueblo.

Impresionante el Tajo de Ronda (Málaga), a donde asoma el pueblo.

A diversidad, extensión y riqueza medioambiental de los territorios andaluces es impresionante.

No hay que olvidar que en Andalucía se encuentran las cumbres más altas de la Península Ibérica en Sierra Nevada, extensos humedales como las Marismas del Guadalquivir, espesos bosques mediterráneos como el del Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas o desiertos volcánicos y tramos de costa sin habitar, como el Cabo de Gata en Almería.

Más del 18% del territorio andaluz está protegido. Esta apuesta por la conservación del patrimonio natural ha llevado a Andalucía a convertirse en la comunidad autónoma que más superficie protegida posee en el contexto nacional, tanto es así que la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA) de la Junta de Andalucía se conforma por un total de 243 áreas protegidas.

Un ejemplar de lince ibérico en Doñana. Un ejemplar de lince ibérico  en Doñana.

Un ejemplar de lince ibérico en Doñana. / Antonio Pizarro

Destacan los más de una veintena de Parques Naturales como el onubense Parque de Doñana, un auténtico pulmón verde en el Sur de Europa formado por marismas, lagunas y caños, cotos y pinares, dunas, playas y acantilados espectaculares; o el gaditano Parque de Los Alcornocales, una sucesión de montañas abruptas y de diferente altura, cargado de humedad, que envuelve sus bosques bajo una montera de neblina.

En Andalucía, además, existen monumentos naturales, que son espacios constituidos básicamente por formaciones de tal singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de protección especial.

Ejemplo de ello sería la cascada del Huesna, ubicada en los municipios sevillanos de Alanís y San Nicolás del Puerto, un cauce de unos 15 metros entre ambas orillas donde se sucede un sistema de caída con dos saltos de agua enmarcada por un bosque galería de olmos, fresnos, sauces y alisos.

Otro monumento nacional es El Piélago, entre los pueblos jienenses de Vílches y Linares. Su singularidad radica en la presencia de un bosque de ribera, una rica avifauna y elementos de enorme valor geológico, así como un espectacular puente, una calzada de época romana, restos de molinos harineros y las ruinas de una altiva fábrica de chocolates.

En el sur de la Península Ibérica también se puede disfrutar de parajes naturales secos pero tan impresionantes como el desierto de Tabernas, en Almería, la única zona desértica propiamente dicha de todo el continente europeo. También está el embalse de Cordobilla, en Córdoba, que cuenta con una interesante población de aves, como malvasía, calamón y garza real.

Además, en Málaga, se puede disfrutar de los acantilados de Maro-Cerro Gordo, un lugar que se caracteriza principalmente por presentar abruptos y espectaculares acantilados, de hasta 75 metros de desnivel, entre los que se intercalan bellas playas y pequeñas calas, fruto de la erosión y regresión marina sobre las últimas estribaciones de la Sierra de Almijara.

El encanto de los pueblos

Andalucía es belleza interior, patrimonio natural, legado histórico y pueblos singulares.

Bien sea por la orografía, o bien por los restos de las civilizaciones que lo habitaron, hay en Andalucía multitud de pueblos que nos invitan a perdernos en ellos, explorarlos, recorrerlos a pie y experimentar el sosiego que produce internarse sus entramadas calles y en sus verdes alrededores.

Algunos de estos municipios que gozan de especial encanto, auténticas joyas reconocidas por quienes ya han estado allí, son Setenil de las Bodegas, Vejer y Grazalema (Cádiz), Ronda, Frigiliana y Nerja (Málaga), Montefrío y Pampaneira (Granada), Iznájar y Priego (Córdoba), Osuna y Carmona (Sevilla), Cazorla, Úbeda y La Iruela (Jaén), Alájar (Huelva) o Mojácar (Almería), entre otros muchos.

Vista general del municipio de Grazalema, nevado. Vista general del municipio de Grazalema, nevado.

Vista general del municipio de Grazalema, nevado.

La localidad granadina de Montefrío, por ejemplo, es uno de los pueblos del mundo con mejores vistas del mundo según National Geographic.

Impresionante es contemplar el Tajo de Ronda (Málaga), a donde se asoma el pueblo: un desfiladero que une la ciudad vieja y la ciudad nueva y cuyas vistas son inmejorables. En Priego de Córdoba, calles y plazas empedradas combinan junto al barroco cordobés en iglesias y palacios del siglo XVIII.

Priego es conocida como la Ciudad del agua por la cantidad de manantiales que invaden su entorno. En la alpujarra granadina, es obligatoria la visita a Pampaneira, una pintoresca localidad con un Conjunto Histórico Artístico que ha mantenido el aspecto berebere en la arquitectura de sus casas y sus calles.

No hay que irse de este municipio sin haber disfrutado de su gastronomía, sobre todo tras probar el conocido "plato alpujarreño".

El Legado Andalusí

En su apuesta para fortalecer la oferta de turismo de interior, la Junta de Andalucía cuenta con la Fundación Pública El Legado Andalusí, vinculada a la Consejería de Cultura.

La creación de esta red de Rutas pretende dar a conocer poblaciones y otros lugares de interés que, por diversas razones, (existencia de monumentos, situación, referencias históricas, literarias o legendarias), están ligados a la civilización andalusí.

De este modo, las rutas permiten acceder a diferentes lugares ya sea siguiendo las actuales vías de comunicación, recuperando tradicionales caminos o volviendo a andar por donde lo hicieron antiguos viajeros.

Estos recorridos nos conducen a más de 280 pueblos, muchos de ellos alejados de los circuitos turísticos habituales, ofreciendo al viajero la opción de disfrutar de paisajes tranquilos, viajar de forma sosegada, degustando sus delicias gastronómicas y dejar correr la imaginación, haciendo presente el pasado y constituyen una invitación a disfrutar de la artesanía, la gastronomía, las fiestas populares y costumbres de las ciudades y pueblos por donde discurren.

Como actividad cultural más reciente, la Fundación y el Museo de Almería inauguraron en diciembre la exposición Arte y usos culinarios en Al-Andalus, una muestra "única" que viaja a las raíces de la gastronomía andalusí y su influencia en la cocina andaluza actual.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 17 de marzo, reúne 300 objetos, entre piezas originales y reproducciones, de gran belleza estética que nos acercan a la cocina, ingredientes y cultivos originarios o transmitido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios