Pasarela

Suecia y su boda de cuento de hadas

  • Carlos Felipe y Sofía Hellqvist sellan su amor en la capilla del Palacio Real de Estocolmo ante más de 350 invitados de todo el mundo.

Pasaban las tres de la tarde cuando comenzaban a llegar los primeros invitados al Palacio Real de Estocolmo. Nadie quería perderse el final feliz de esta bonita historia de amor en la que un príncipe se casaba, después de conseguir la difícil aprobación de los reyes, con la protagonista de un reality de televisión. El príncipe Carlos Gustavo de Suecia y su prometida, Sofía Hellqvist, consiguieron hacer realidad su sueño y se convirtieron ayer en marido y mujer en una bonita ceremonia a la que acudieron más de 350 invitados procedentes de todo el mundo.

El novio hizo su entrada a la capilla del brazo de su mejor amigo Jan-Ake Hansson, mientras que poco después lo hizo la novia acompañada por su padre, Eric Hellqvist. Antes habían accedido al templo los reyes, Carlos Gustavo y Silvia, y sus dos hijas, las princesas Victoria y Magdalena, que acudieron en compañía de sus respectivas parejas, el príncipe Daniel y Chris O'Neill, este último con su hija, la pequeña Leonor, en brazos.

La novia escogió para la ocasión un bonito vestido de seda en tres tonos de blanco de la diseñadora sueca Ida Sjostedt, cuyo encaje fue elaborado por el español José Mari Ruiz. Su pelo estaba recogido en un moño bajo, del que salía un bonito velo elaborado también en encaje y en el que sobresalía una tiara terminada en esmeraldas.

Por su parte, la reina Silvia estaba muy elegante con un vestido de satén en tono lila con encajes en azul. Llevaba también la corona de zafiros de la reina Leuchtenbergska, así como un juego de pendientes y collar con la misma piedra. Victoria, la princesa heredera, escogió un favorecedor vestido de gasa en tonos claros y detalles en gris verdoso de H&M Conscious, mientras que su hermana Magdalena, a pocos días de dar a luz, se decantó por un diseño de gasa de Elie Saab rosa palo con manga al codo y cuerpo en apliques del mismo color. Las dos hermanas del novio lucieron bonitas tiaras. Magdalena, la misma que llevó el día de su boda con Chris O'Neill, y Victoria optó por la conocida tiara de diamantes de 'Connaught', también conocida como 'No me olvides'.

En la boda de Carlos Felipe y Sofía tuvieron protagonismo también las más pequeñas de la casa real sueca, sobre todo la pequeña Estelle, la hija de Victoria de Suecia, que acompañó al cortejo de la novia con un sencillo vestido blanco rematado con encajes tanto en los bajos como en las mangas. Su prima Leonor también vistió de blanco y permaneció toda la ceremonia en la falda de su padre y junto a su tía Victoria, que se deshizo en cariños hacia la pequeña.

Durante la ceremonia, en la que sonaron algunos temas de actualidad como el Fix You de Coldplay o la versión sueca del Umbrella de Rianna, los novios se mostraron bastante nerviosos, sobre todo Carlos Felipe, que tuvo problemas a la hora de poner la alianza a su esposa. Tras sellar su amor, los contrayentes recorrieron en carroza las calles del centro de Estocolmo donde lo esperaban cientos de personas.

Entre los 350 invitados que acudieron al enlace sueco se encontraban la reina Margarita de Dinamarca; Máxima de Holanda, Matilde de Bélgica y Sonia de Noruega, así como los príncipes herederos de Dinamarca y Noruega (Federico y Mary y Haakon y Mette Marit, respectivamente); la princesa Tajamado de Japón y los condes de Wessex, Eduardo y Sofía de Inglaterra. En esta ocasión no hubo ninguna representación de la corona española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios