Pasarela

Qué come la Familia Real en Zarzuela

  • La Cantina, como se conoce al comedor de la residencia de los Reyes y sus hijas, sigue la dieta Perricone: productos orgánicos y cero azúcares

Don Felipe y doña Letizia, con sus hijas, Leonor y Sofía, almorzando en casa en el vídeo difundido a principios de año. Don Felipe y doña Letizia, con sus hijas, Leonor y Sofía, almorzando en casa en el vídeo difundido a principios de año.

Don Felipe y doña Letizia, con sus hijas, Leonor y Sofía, almorzando en casa en el vídeo difundido a principios de año. / efe

Comentarios 3

El menú de La Cantina, como se conoce al comedor del Palacio de la Zarzuela, residencia oficial de la Familia Real española, ha cambiado desde que la reina Letizia decidió que todos siguieran la misma dieta que ella. Se trata de un régimen de adelgazamiento del nutricionista Perricone, el mismo que muchas estrellas siguen para mantenerse en forma.

Muchos consideran la dieta Perricone, más que un menú, como un verdadero estilo de vida. No es extraño puesto que implica algunos sacrificios considerables. El objetivo de esta dieta es conseguir adelgazar en 28 o, en el caso más extremo, en tres días. Muchas famosas, como es el caso de Gwyneth Paltrow o Eva Mendes, siguen esta dieta para mantener la silueta. Y parece ser que la reina Letizia ha hecho que Zarzuela siga también las indicaciones de esta forma de nutrición encaminada al adelgazamiento.

Aparte de restar kilos en menos de un mes, el objetivo de este régimen a largo plazo se centra también en que obtener unos resultados positivos en el físico, más allá de la delgadez. A doña Letizia, al parecer, también le atrae la idea de que a través de su alimentación pueda lucir una piel, un pelo y uñas más luminosos y de aspecto más joven.

Para ello, lo que hace es escoger alimentos únicamente orgánicos y ecológicos. Del mismo modo que incluye en bastante cantidad el pescado azul y el zumo de limón. Como ya vimos en el vídeo difundido por el 50 cumpleaños de Felipe VI, los Reyes y sus hijas apuestan por las verduras y huyen de los fritos. Esa vez el menú estaba compuesto por sopa minestrone (de verduras y con algo de pasta) y pescado capresse, a la plancha y con verduras.

Por otro lado, la dieta Perricone contiene cero azúcar. Para la Reina este aspecto es muy importante, casi como un ingrediente prohibido dentro de la cocina de la Zarzuela. Tanto se nota el cambio en el estilo de vida, que en lugar de ofrecer café a las visitas como hacían antes con los reyes Juan Carlos y Sofía,ahora la costumbre es ofrecer directamente té y fruta. Por supuesto, cero refrescos azucarados, nada de zumos envasados y mucho menos bollería. Siempre cuidando que los ingredientes que se compren sean orgánicos y sin azúcares añadidos.

A tal punto llega la afición de los reyes Felipe y Letizia por dicha dieta base, que incluso los funcionarios que les rodean y trabajan en Palacio también siguen dichas pautas. Las directrices son consumir proteínas de alta calidad, con carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas que sean saludables. Vamos, la base de cualquier dieta para adelgazar. Aparte, el orden en que se deben consumir los alimentos también es importante: primero la proteína, luego la fibra. Para finalizar se deben tomar los carbohidratos complejos.

Por supuesto que las frutas y las verduras son muy importantes en la dieta que sigue la Familia Real española. Los productos que llegan a Zarzuela son de los distribuidores más cercanos posibles. Es decir, nada de fruta de grandes cadenas de supermercados. La calidad, los productos de temporada y orgánicos son imprescindibles. El precio de la cesta de la compra, por tanto, sube considerablemente.

El nivel de disciplina que exige esta dieta es tal que la alimentación requiere que el 80% sean frutas y verduras, y el otro 20% carnes y pescados. Una de las cosas más interesantes que ha hecho la Reina es plantar un huerto en casa. Así se asegura disponer de frutas y verduras muy frescas.

Fanática de los probióticos y embajadora de la FAO para la nutrición, la Reina no deja nada a la casualidad en lo que se refiere a la alimentación, tanto en lo que se refiere a la suya propia como a la de su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios