Andalucía

Ashya ingresa en un hospital de Praga para continuar su terapia

  • El menor fue trasladado ayer en un avión privado medicalizado hasta la República Checa donde se le aplicará protonterapia

La batalla del matrimonio King parece haber llegado a su final. Finalmente su hijo Ashya King, que padece un tumor cerebral y al cual sacaron de un hospital de Reino Unido sin consentimiento médico, ingresaba ayer en el Hospital Universitario de Motol (Praga, República Checa), donde recibirá un tratamiento alternativo -protonterapia- contra su enfermedad.

Alrededor de las 7:00 una ambulancia medicalizada llegaba a las puertas de urgencias del Hospital Materno Infantil, donde Ashya ha estado ingresado desde el 30 de agosto, a la que accedieron la madre del menor y éste protegido por un biombo blanco. Una hora más tarde, a las 8:15, partía el vehículo escoltado policialmente hacia el aeropuerto Málaga-Costa del Sol, donde un avión privado -también medicalizado como condición de la Consejería de Salud- y sufragado por la familia lo trasladó hasta la República Checa. Durante el viaje, el menor estuvo en todo momento acompañado por sanitarios para garantizar todas las garantías y cuidados médicos necesarios en su estado clínico.

El avión que transportaba a Ashya aterrizó en Praga alrededor de las 13:00, tras lo cual el niño británico ingresó en el departamento de cuidados intensivos del Hospital Universitario de Motol, donde permanecerá gracias al acuerdo con el Centro de Protonterapia (PTC) de Praga por el cual los pacientes de éste que no disponen de cama son trasladados a la clínica de Motol para guardar reposo durante los tratamientos. "Por fin estamos aquí, donde quería que trataran a mi hijo", declaró ayer el padre de Ashya a su llegada a Praga, añadiendo que su hijo se encontraba "muy bien y animado".

Los médicos del PTC, donde será hoy trasladado el menor, le someterán a un análisis para verificar si el tumor intacraneal que padece desapareció, según indicó en rueda de prensa el jefe de la sección de hematología de la clínica pediátrica oncológica de Motol, Jan Stary. "Se trata de un tumor muy maligno y nuestros oncólogos tienen que tener certeza de que no volverá a crecer o dar lugar a metástasis por la espina dorsal. De ahí se deducirá el próximo paso a tomar", explicó el doctor checo.

Una de las portavoces del PTC, Jana Kulhankova, aseguró que los resultados de los análisis estarán disponibles el viernes y que sería "muy posible" que Ashya no reciba quimioterapia como se tenía previsto, sino que se comenzará directamente con la protonterapia. Asimismo, Kulhankova indicó que el menor comenzará este tratamiento -consistente en 30 radiaciones durante seis semanas con dosis de 30 y 60 minutos incluida la preparación- el próximo lunes.

En cuanto a la protonterapia, el doctor Starey detalló que se trata de un tratamiento "más respetuoso con los órganos ya que los protones se pueden dirigir mejor que los rayos X convencionales y se aplican sobre el tumor sin dañar a los tejidos sanos circundantes, por lo que no tiene efectos secundarios malignos, a diferencia de las radiaciones tradicionales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios