Málaga

La Asociación de la Prensa de Málaga descarta dar carnés a personas sin titulación

  • El presidente del colectivo retiró del orden del día la modificación del estatuto y aplazó su debate en busca de un consenso futuro

Un momento de la asamblea celebrada hoy en la Asociación de la Prensa Un momento de la asamblea celebrada hoy en la Asociación de la Prensa

Un momento de la asamblea celebrada hoy en la Asociación de la Prensa

La Asociación de la Prensa de Málaga ha dado marcha atrás y su presidente, Rafael Salas, retiró hoy del orden del día de la asamblea general extraordinaria la modificación del artículo 8.2 que, según su redacción, permitiría dar carnés de prensa a personas que no hayan estudiado la carrera. “He explicado el espíritu de la propuesta y he querido dejar claro que no iban a entrar personas que no tuvieran la carrera, pero he retirado la propuesta para que haya consenso y se debata cuando haya una nueva junta directiva”, comentó Salas.

El artículo que se quería someter a votación y que fue finalmente anulado rezaba que “aquellas agrupaciones profesionales que cuenten en su seno con personas que ejercen de forma fehaciente y documental el ejercicio de la profesión periodística podrán inscribirse en esta Asociación como adscritas. Sus miembros podrán obtener el correspondiente carné, tras acreditar una antigüedad mínima de tres años en la profesión y que la ejercen en la actualidad como principal medio de vida. Su cuota será la misma de la de un socio ordinario y disfrutará de todos los servicios y beneficios que ofrezca en cada momento la Asociación de la Prensa de Málaga, salvo su inscripción en la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE)”.

El departamento de Periodismo de la Universidad de Málaga mostró públicamente su oposición a la propuesta de modificar este artículo del estatuto de la Asociación de la Prensa porque, según subrayó su directora, Bella Palomo, “parece entenderse que una persona puede conseguir un carné de prensa por hacer labores de comunicación”. Palomo criticó que, de esa manera, se podría dar entrada a influencers, blogueros o community managers, entre otros colectivos, y se podría aumentar el “intrusismo” en la profesión. El departamento de Periodismo defendió en un escrito que si se accedía a este tipo de prácticas se estaba devaluando la carrera universitaria.

Salas argumentó que su intención era permitir la incorporación de asociaciones vinculadas, como ya hace la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, “pero se ha hecho una interpretación errónea, ha habido protestas y la he retirado porque no me quiero ir con un mal sabor de boca”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios