Málaga

El Ayuntamiento de Málaga, convencido de que la Junta avalará el plan Guadalmedina

  • Urbanismo destaca la "muy buena sintonía" con los responsables autonómicos 

  • Una de las piezas del proyecto municipal son los puentes plaza para unir las márgenes

Vista aérea del cauce del río Guadalmedina. Vista aérea del cauce del río Guadalmedina.

Vista aérea del cauce del río Guadalmedina. / Javier Albiñana

Al Ayuntamiento de Málaga parece abrírsele un escenario mas halagüeño en su apuesta por sacar el máximo provecho al cauce del río Guadalmedina a su paso por la ciudad. Lejos del indisumulado pesimismo de la etapa anterior, en la que las propuestas municipales se topaban con no pocos reparos por parte de la Junta de Andalucía, en el momento presente las sensaciones son bien distintas. 

Un cambio de tendencia al que también contribuye la llegada de Jorge Robles como un nuevo responsable a la Gestión de Dominio Público Hidráulico y Calidad de las Aguas, en sustitución de Fernando Ferragut.

Sea por estas u otras razones, la realidad es que en el seno de la Gerencia de Urbanismo se tiene ahora la convicción de que se podrá ir adelante con la operación sobre el río. Y eso, de acuerdo con los detalles ya conocidos del plan especial elaborado para ordenar el encauzamiento, incluye la construcción de varios puentes plaza con los que, por un lado, unir las dos márgenes, y, por otro, crear espacios de uso ciudadano sobre el Guadalmedina.

"Hay una postura más productiva", reconoció el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien el pasado lunes mantuvo un encuentro de varias horas con los responsables autonómicos y el equipo encargado de la redacción del plan especial del río. "Estuvimos viendo unas modelizaciones en 3D, con las actuaciones sobre el cauce para ver la velocidad, los pavimentos que pueden hacer que se frene esa velocidad…", expuso.

Para López, existe una "muy buena sintonía" en este momento. De hecho, según explicó, desde la Administración regional se da por buena la idea de intervenir sobre el río, aunque fijando previamente las actuaciones a llevar a cabo. El punto de referencia inalterable es la de garantizar en todo momento los 600 metros cúbicos de capacidad del encauzamiento.

Y este límite fuerza a que cualquier cubrición, aunque sea parcial, requeriría de tocar el lecho del río. Una posibilidad que hasta no hace muchos meses era impensable. "Hay que hacerlo tocando el río; no hay otra manera", defendió el edil.

Sobre ello, abundó en que una de las claves es la de lograr que ese volumen de agua tan grande pueda discurrir sobre el cauce a una velocidad que sea aceptable. "Soy optimista; por lo menos vamos a poder avanzar en el plan especial", insistió. Ante esta situación, López confió en poder licitar cuanto antes la asistencia para la elaboración de la evaluación ambiental a la que obligatoriamente tiene que ser sometido ese planeamiento.

Semanas atrás, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, informó en el Parlamento andaluz de los trabajos que ya ha activado su departamento para poder intervenir sobre el Guadalmedina. Sobre el particular, aludió a dos estudios técnicos que se encuentran en elaboración. Uno de ellos, incluye una recopilación de análisis y de la documentación para predecir de manera fiable la cuestión hidráulica y las avenidas. 

"Se encargaron dos trabajos sobre la tipografía barimétrica del cauce (se incluye análisis granulométrico para ampliar el conocimiento de los materiales depositados)  y un estudio hidráulico bidimensional, de manera que se mejora el conocimiento del Guadalmedina frente a la avenida de 600 metros cúbicos por segundo", informó Crespo.

Al tiempo, mostró la disposición de la Junta y del Ayuntamiento por "aunar esfuerzos en una actuación prioritaria para la ciudad". "Las dos administraciones tienen el firme compromiso de sacar adelante cuanto antes", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios