Málaga

El Ayuntamiento de Málaga abre la puerta a vender por lotes sus torres en los suelos de Repsol

  • Al Ayuntamiento le corresponden tres de los cuatro edificios en altura dibujados en el sector, con capacidad para 502 viviendas, usos terciarios y comerciales

Vista aérea de los antiguos suelos de Repsol. Vista aérea de los antiguos suelos de Repsol.

Vista aérea de los antiguos suelos de Repsol. / Javier Albiñana

El Ayuntamiento de Málaga empieza abrir la puerta a la posibilidad de vender por lotes su parte de los aprovechamientos urbanísticos en los antiguos suelos de Repsol. Así lo confirmó a este periódico el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien apuntó en esta dirección ante la dificultad de encontrar un solo comprador para todo el paquete y ante la existencia de numerosos interesados que vienen planteando, justamente, su disposición a, llegado el momento, optar a alguna de las tres torres que corresponderían al Consistorio.

Sea como fuere, la intención actual del equipo de gobierno sigue siendo la de recoger propuestas y analizar la viabilidad de las mismas, sin que haya un calendario claro para activar la enajenación de los terrenos. De hecho, el edil casi dio por seguro que una acción de este tipo no tendrá lugar este 2021, aplazándola más bien a 2022.

"Hay muchos que nos preguntan si estaríamos dispuestos a fragmentar la venta de los aprovechamientos en varios trozos", expuso López. Dado el interés, se solicitó al departamento de Patrimonio, de un lado, y al jurídico, de otro, detalles sobre la viabilidad de operar de este modo. En ambos casos, según el concejal, sería factible.

El deseo, no obstante, sería el de encontrar un comprador dispuesto a hacerse con la totalidad de la propiedad municipal. Un movimiento que, a priori, parecen dispuestos a hacer al menos dos fondos de inversión que meses atrás llegaron a presentar sendas cartas de interés en la compra de estos suelos. Se da la circunstancia de que estos mismos fondos también habrían mostrado su disposición a pujar en un supuesto concurso por lotes.

Simulación de las torres proyectadas en los terrenos. Simulación de las torres proyectadas en los terrenos.

Simulación de las torres proyectadas en los terrenos.

Antes de activar un procedimiento de venta, Urbanismo deberá disponer de una valoración actualizada de sus aprovechamientos. Tomando como referencia los datos que Urbanismo manejaba en 2018, tal y como quedaba recogido en el registro de muebles e inmuebles de los que es propietario el Ayuntamiento, una primera estimación sitúa en unos 101 millones de euros el valor de las 40 fincas asignadas al patrimonio municipal de suelo (PMS).

De esta suma, unos 85 millones se corresponden con siete solares sobre los que, potencialmente, se podrán levantar las torres de uso residencial y comercial. En este espacio, al Ayuntamiento le corresponde, según el proyecto de reparcelación, derechos para la construcción de 502 viviendas de renta libre, dos pastillas de uso terciario, con una edificabilidad total de 25.244 metros cuadrados y cuatro de equipamientos público. A esto hay que agregar derechos para 400 viviendas de protección oficial (VPO), derechos que no formarían parte de una futura venta de los terrenos dado que ya fueron utilizados en el proceso de compra de parte de los terrenos de Arraijanal.

Todos estos aprovechamientos forman parte de una tarta más amplia, de la que también es partícipe el bautizado como banco malo, la Sareb, copropietario de la parcela. En global, el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) vigente permite algo más de 177.000 metros de techo edificable. De ellos, 93.212 metros son de uso residencial libre; 39.948 metros de VPO, y apenas 44.387 de uso terciario y empresarial.

Un esquema que en los últimos meses han sido objeto de reflexión por parte del alcalde, Francisco de la Torre, quien puso sobre la mesa la posibilidad de incrementar sustancialmente los aprovechamientos destinados a la instalación de oficinas, buscando con ello conformar la que podría ser la city empresarial de la ciudad. Una fórmula que, por lo que se sabe, de momento no se ha materializado.

Tras una espera de varios años, los movimientos en torno a Repsol se han acentuado. No sólo en la vertiente de los inversores interesados en hacerse con el sector. De hecho, los dos propietarios del solar han impulsado y aprobado inicialmente el proyecto de urbanización del sector, que incluye como elemento principal un parque de unos 65.000 metros cuadrados. De acuerdo con las previsiones manejadas, esta gran zona verde podría ser una realidad a finales de 2022 o principios de 2023. La inversión de esta fase de la actuación se calcula en 23,7 millones de euros.

El futuro parque contará con 750 árboles, con 60 especies arbóreas y arbustivas, una zona de árboles frutales, un jardín floral, un lago en el centro del parque rodeado de colinas, dos parques caninos, dos zonas de juegos infantiles, una zona deportiva, varias plazas, cafetería y un anfiteatro al aire libre con capacidad de hasta 750 personas. La actuación incluye un aparcamiento subterráneo de cuatro plantas de sótano con 687 plazas y una superficie de 21.000 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios