Málaga

El Ayuntamiento pide ahora un estudio de tráfico para la nueva ronda

  • Destina 74.000 euros a este encargo para una infraestructura que no es competencia municipal y que carece del aval de Fomento

Vista de la ronda este de Málaga. Vista de la ronda este de Málaga.

Vista de la ronda este de Málaga.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, no ceja en su empeño de que en el medio y largo plazo se avance en la construcción de una carretera de gran capacidad que una las costas oriental y occidental de la provincia. Tanto es así que tras destinar 48.500 euros de las arcas municipales a la redacción de un estudio inicial de una infraestructura sobre la que no tiene competencia alguna, ahora da otro paso más al encargar un estudio de tráfico con un valor inicial de 74.000 euros (15.540 euros de IVA). El plazo es de tres meses. Y todo ello sin contar con compromiso alguno por parte de la Administración estatal, responsable a la hora de planificar e impulsar su construcción.

De acuerdo con el pliego de condiciones técnicos que rige el contrato lanzado por Promálaga, la consultora a la que se contrate esta actuación deberá analizar la situación actual y la evolución del tráfico, determinando la demanda existente en el ámbito, "como base cierta sobre la que se apoyará el proceso de estimación posterior"; elaborar la matriz de viajes de manera que se puedan conocer las relaciones origen/destino del sistema.

A esto se suma el diseño de un modelo red y de un modelo de peaje, aportando este último "la estimación de cuáles de los tráficos "potencialmente reasignados o transferibles al proyecto están dispuestos a afrontar el pago de un peaje por las ventajas de la nueva infraestructura". Esta conclusión puede resultar clave, puesto que en la proyección inicial de la vía perimetral se apuntó la posibilidad de que la misma fuese objeto de una colaboración público-privada, de manera que su ejecución fuese asumida por una empresa privada a cambio de su explotación comercial.

El último de los cinco elementos a tener en cuenta es la elaboración de un modelo de demanda, mediante el que estudiar la evolución previsible de la movilidad y de la red de carreteras en función de los planes y desarrollos socioeconómicos. Ello, "permite estimar las matrices de viajes futuras para ser asignados con el modelo de red y evaluadas con el modelo de peaje, hasta obtener los resultados de los tráficos esperados".

El paso dado ahora por el Ayuntamiento se produce justo un año después de que la propia Promálaga encargase a la consultora ARCS el estudio para una posible nueva vía perimetral del área metropolitana. Conforme a las conclusiones de ese trabajo, que De la Torre entregó a la Junta de Andalucía, a los municipios beneficiarios y al propio Gobierno central, se plantean "soluciones globales a los tramos críticos que ya existen en la red de gran capacidad (…), concebidas como alternativas conceptuales de una nueva infraestructura viaria que actúe como ronda de circunvalación de todo el área metropolitana de Málaga, asegurando la continuidad de la A-7s entre Fuengirola y Chilches".

El alcalde defiende la necesidad de sentar las bases de esta infraestructura con el fin de anticiparse en el tiempo a los problemas futuros de movilidad en un espacio geográfico que seguirá creciendo. Y a modo de ejemplo recuerda que con estos encargos se hace algo semejante a lo que ya hizo el Ayuntamiento en 1997 cuando se pusieron las bases de la actual hiperronda.

El trabajo técnico realizado por ARCS propone tres alternativas de trazado y otras dos actuaciones sobre infraestructuras existentes, "consistentes en ampliaciones de capacidad con carriles adicionales en autovías". La solución A conectaría la segunda ronda de circunvalación actual con la autovía de las Pedrizas y con la A-7s a la altura del punto kilométrico 262. De ese modo, funcionaría como segunda ronda norte/este (solución a ejecutar de una sola vez). La solución B potenciaría el recorrido alternativo de la variante de Benalmádena con dos posibles alternativas; y la solución C permitiría la creación de un nuevo eje viario entre Málaga (norte) y Marbella (este), como alternativa a la A-7s, "creando a su vez un acceso rápido y directo desde el Valle del Guadalhorce a la Costa del Sol Occidental". Una primera aproximación sitúa el coste de la intervención en unos 760 millones el coste. De acuerdo con el esquema inicial, el modelo principal incluiría un tramo de 28 kilómetros desde Chilches hasta la hiperronda (casi 450 millones), a los que añadir otros 21 kilómetros para llegar a Mijas (casi 315 millones).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios