Málaga

Borja sostiene que no es un héroe, “pero mucho menos un criminal”

  • El joven que creó un debate ciudadano al hacerse pública su historia rompe su silencio y da las “gracias”

Concentración convocada por Vox en Fuengirola en apoyo a Borja. Concentración convocada por Vox en Fuengirola en apoyo a Borja.

Concentración convocada por Vox en Fuengirola en apoyo a Borja. / Carlos Díaz/EFE (Fuengirola)

Borja, el joven malagueño que salió en defensa de una mujer que estaba sufriendo un robo y propinó dos golpes que causaron la muerte del ladrón, ha roto su silencio concediendo su “primera y última entrevista” al diario El Mundo. Lo hace en la semana en que la Justicia ha determinado que no irá prisión. Una sentencia que enviaba dos años a la cárcel al joven de 26 y le condenaba al pago de una indemnización de 180.000 euros. Un grupo de ciudadanos se solidarizaron con el malagueño y donaron desinteresadamente 120.000 euros, la situación creó una polémica social con gente a favor y en contra del caso.

Todo el mundo hablaba, pero faltaba su voz, la del chico que fue en auxilio de María Jesús cuando tenía 22 años. “Siempre sabes que hay un lado que te va a apoyar y otro que te va a atacar. Es lo normal. Como yo nunca he pedido que me apoyen, "tampoco pensé que habría gente que me atacara”, afirma en la entrevista.

Cuando se le preguntan por el indudable debate político que se creó en la ciudadanía, Borja asegura: “Yo puedo tener mis afinidades políticas. Pero eso es independiente de lo que ha pasado. Por eso yo no he querido que nadie saque beneficio. Realmente había demasiadas desgracias de por medio. Una muerte. Y una familia con deudas”. Sobre las donaciones de gente que se volcó con su causa, Borja afirma que “no quería el dinero de nadie, ni salir en la prensa. Ni acudir a todos los programas, en los que me han ofrecido enormes cantidades, miles de euros. No me parece bien lucrarme de una desgracia sea de quien sea”.

"No quería el dinero, ni acudir a programas donde me ofrecían miles de euros”

El periodista le pregunta sobre el momento concreto en el que ocurrió el robo a la mujer. “No recuerdo si lo refleja la sentencia, ella ya no tenía el bolso cuando la estaban pateando. La agredían supongo que para callarla. Fue duro. Muy duro”. Borja fue a ayudar a la mujer agredida y vio huir al hombre con el bolso, corrió tras él y cuando le alcanzó ocurrió la pelea. “No fui en su caza, ni buscando venganza. No. Cuando le alcancé, no le agarré siquiera. Cogí el bolso. Él se dio la vuelta y me intentó pegar. Me trató de dar varios golpes... Y yo le pegué un par de puñetazos. Solo para defenderme”, cuenta Borja. “Creo que la gente tiene que ser consciente de que esa persona había estado pateando en la cabeza a una mujer indefensa hacía 15 segundos. Dicho esto, si cuando le perseguía, él hubiera soltado el bolso, yo no le hubiera seguido. No es del agrado de nadie tener un conflicto así”, concluye.

Los que defienden a Borja hablan de que esa condena alentaba mirar hacia otro lado. “Pensé en que si fuera mi madre a quien estuvieran pateando me gustaría que si alguien lo viera no pasase de largo. Me dolería muchísimo”, dice. Sobre el importante movimiento ciudadano que se creó tras hacerse público el caso del joven y las donaciones que se produjeron, Borja aclara: “No quiero que se malinterprete. Estoy enormemente agradecido a las personas que han donado. No quiero, de ningún modo, que suene a que soy un desagradecido. Lo contrario. Lo que dije es que yo no quería ayuda de nadie, que era mi responsabilidad y que, por tanto, yo no veo porqué nadie tenía que sufragar esos gastos. Cargar con mi culpa”.

Ahora que el joven no va a ir a la cárcel asegura que esta historia “ha servido para cerrar un capítulo. No podía tomar ninguna decisión, ni que mi vida tuviera un rumbo desde los 22 años hasta ahora con 26. Siempre cargaba con el peso en la espalda de una sentencia que iba a llegar. Con la carga de que cualquier día iba a ingresar en prisión”. El joven asegura que su mayor sufrimiento era pensar en sus más allegados: “Solo pensaba en todo el perjuicio que le iba a causar a los míos. Les iba a dejar solos. Yo sufría por ellos. Mi madre lo pasó peor que yo. Tuvo incluso problemas médicos. Si tengo que ir a la cárcel, voy. Ver sufrir a mi madre o a mi hermano me dolía más que mi condena de X meses”. Sobre sus planes futuros, el joven responde que “trabajar mucho”. “Tengo tantos viajes pendientes, tanto por hacer. Solo quería pasar página, ya es un capítulo cerrado”, concluye Borja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios