Málaga

Casado promete "más Andalucía y menos Junta"

  • El PP se proclama garante de la unidad de España en un momento en que está "en riesgo"

  • Moreno Bonilla dice que el 2-D es "un referéndum" y que a Díaz "le queda un cuarto de hora"

Bendodo, Moreno Bonilla, Casado y De la Torre, ayer, en el acto celebrado en Málaga. Bendodo, Moreno Bonilla, Casado y De la Torre, ayer, en el acto celebrado en Málaga.

Bendodo, Moreno Bonilla, Casado y De la Torre, ayer, en el acto celebrado en Málaga. / marilú báez

Málaga fue ayer la plaza en la que el Partido Popular enarboló su particular bandera de España y mostró "orgulloso" su españolidad. Arropado por cerca de 2.000 militantes y simpatizantes, su presidente nacional, Pablo Casado, ensalzó a su partido como el único garante de la unidad de España, en un tiempo en el que está "en riesgo", y dio el arranque oficial a la campaña de las elecciones autonómicas a celebrar el 2 de diciembre. Tal fue su defensa de la nación que llegó a calificar la Hispanidad como "la etapa más brillante del hombre", comparable al Imperio Romano. "¿Qué otro país puede decir que un nuevo mundo fue descubierto por ellos?", se preguntó.

Lanzó un discurso sin concesiones. Radical y extremo en su argumentario, fue especialmente duro con los ejecutivos socialistas nacional y andaluz. "El drama de Andalucía es que durante 40 años no ha habido alternancia, saneamiento democrático, y ninguna luz para cambiar lo que se estaba haciendo mal", dijo, vinculando este hecho con "una red clientelar que asfixia y por una corrupción sistemática que, igual que en Cataluña, permitió movilizar un mastodonte de administración a favor del propio partido".

Frente a esta dinámica, Casado aseguró que la candidatura de Juan Manuel Moreno Bonilla "promete más Andalucía y menos Junta". "El PSOE está quitando el dinero a los andaluces para quedarse con una parte, luego repartirlo y encima decir que les den las gracias", apostilló. Acusó a la presidenta andaluza, Susana Díaz, de "mancillar" a los andaluces y denunció: "Andalucía ha dado demasiado al socialismo, y el socialismo no le ha dado nada a Andalucía". A estos elementos de censura, sumó el gasto de dinero público en un puticlub. "Me daría vergüenza presidir una Junta en la que ha habido miembros del Ejecutivo que se gasten el dinero en prostitutas, cocaína, en mariscadas, y es una vergüenza y no sé como no han salido a pedir perdón, ellos y Pedro Sánchez", sentenció.

En clave nacional, atacó al Ejecutivo y a sus socios de investidura por su "complicidad o al menos inacción" ante el devenir de los acontecimientos en Cataluña, donde fue partidario de aplicar el artículo 155 e incluso la ley de partidos, en lo referente a la posible ilegalización de organizaciones políticas que toleren o no condenen la violencia. "La situación empieza a parecerse en algunos puntos a la kale borroca abertzale", llegó a afirmar, abogando por actuar "igual que con el nacionalismo abertzale, con un combate solo con la ley pero con toda la ley".

Tras conocerse la reunión mantenida por el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero con el líder abertzale Arnaldo Otegui, se preguntó si fue directamente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien "envió" a Zapatero, exigiéndole una reprobación o censura.

Arremetió también contra los Presupuestos Generales del Estado que son objeto de negociación entre el Gobierno y sus socios, asegurando que el documento no contará con el apoyo del PP. Sobre ello, tras elevar a la categoría de vicepresidente económico al líder de Podemos, Pablo Iglesias, auguró que las cuentas programadas llevarían "al paro masivo" y supondrían "la base de una nueva recesión".

Para Moreno Bonilla los comicios programados para el 2 de diciembre "son un referéndum" en el que los andaluces se juegan el presente y el futuro. "La pregunta es: ¿está de acuerdo con seguir con 44 años de socialismo en Andalucía, con un millón de parados, 70.000 personas en lista de espera de dependencia, 62.000 en espera de atención quirúrgica? ¿Sí o no? La respuesta es que no estamos de acuerdo, y que el 2 de diciembre vamos a cambiar Andalucía de una vez por todas", dijo convencido. El líder popular puso de relieve que su formación es la única que garantiza el cambio, ya que será la única que "no va a pactar con el socialismo que ha empobrecido esta tierra". "Ya sabemos para qué sirve el voto a Ciudadanos, para sostener 40 años de malas políticas socialistas", afirmó.

Moreno Bonilla aprovechó para responder a Susana Díaz después de que ésta tachase de "indigno" que el PP hiciese una rueda de prensa junto un puticlub. "Yo le digo a la presidenta, no, a la candidata del PSOE, porque le queda un cuarto de hora, que eso no es indigno, que lo que es indigno es que altos cargos de la Junta se gasten nuestro dinero en prostitutas", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios