Málaga

Cirujanos claman por más camas, quirófanos y un tercer hospital

  • Denuncian que las carencias repercuten sobre los pacientes e impiden reducir listas de espera

Profesionales durante una intervención, en una imagen de archivo. Profesionales durante una intervención, en una imagen de archivo.

Profesionales durante una intervención, en una imagen de archivo.

La situación de los hospitales de Málaga se resume con el título de una canción de Celia Cruz: No hay cama pa' tanta gente. Para reducir listas de espera, muchos servicios tienen en la actualidad planes de choque; lo que supone más pacientes ingresados por postoperatorios. Pero esa solución ha generado otro problema. En cuanto la gripe y las patologías invernales han aumentado el número de hospitalizaciones desde Urgencias, las camas han resultado insuficientes para tantos pacientes. Así que los cirujanos han tenido que levantar el pie del acelerador para hacer menos operaciones programadas -aunque las listas de espera vuelvan a engordar- y posponer algunas de estas intervenciones o planificar menos, a fin de poder dar respuesta a toda la patología que entra por Urgencias y que no admite demoras.

Operaciones aplazadas, profesionales de Urgencias buscando camas en las plantas para ingresar a sus enfermos y pacientes esperando horas un hueco para ser hospitalizados es el panorama al que se enfrenta a diario el personal de los centros. En los últimos días se suspendieron por falta de camas seis operaciones en el Materno, cuatro en el Clínico y otras que no trascienden a la prensa.

Cirujanos consultados por Málaga Hoy demandaron más quirófanos, camas "y que se acometa de una vez por todas el tercer hospital" para la capital. "Hacen falta más camas. Es blanco y en botella. La ratio cama-población de Andalucía es la peor de España y la de Málaga es la peor de Andalucía. Hay un déficit sin lugar a dudas. Nuestro servicio está limitado por el número de quirófanos y de profesionales", apuntaba un facultativo. Aclaraba que las carencias repercuten sobre las operaciones programadas. "La cirugía urgente no se resiente, pero a veces tenemos que buscar camas debajo de las piedras para estos enfermos", aseguraba un cirujano.

Otro advertía que aún en los casos no urgentes, determinadas patologías generan dolor "y no es de recibo tener a personas esperando meses en lista de espera, sufriendo, y a veces de baja, aguardando una operación". Porque cuando hay más presión de Urgencias, dado que no hay cama para tanta gente, no queda más remedio que hacer menos intervenciones programadas.

Un cirujano del Regional contaba una anécdota que refleja ese déficit. Habitualmente, cuando un paciente se va a operar, se le asigna una habitación, allí se desviste y es trasladado a quirófano. Pero cuando el enfermo no tiene cama porque no hay y es inminente un alta, los profesionales hacen que se desvista en el antequirófano para que no haya que aplazar su intervención. "Si no se suspenden más operaciones es por la buena voluntad de los trabajadores", apuntaba.

El déficit -agravado por el aumento de patologías urgentes causado por los procesos invernales- ha obligado a los gestores a habilitar alas que se cerraron durante la crisis para no contratar personal y cuya apertura reivindicaron los sindicatos durante años. Ahora están funcionando una treintena de camas del Clínico que estaban cerradas, una quincena del Civil que se han habilitado para ampliar la capacidad de ingresos y 20 habitaciones dobles en el Materno para descargar plantas, sobre todo de pacientes mayores. Pero incluso así han tenido que aplazarse algunas operaciones programadas.

"El Clínico está saturado. No tiene solución. No hay forma de estirar más el hospital", sostenía un facultativo de este centro. Un sanitario del Materno contaba que a veces faltan camas en planta para trasladar a pacientes desde la UCI y liberar así espacio para otro enfermo. Otro profesional de Urgencias confesaba que más de una vez ha tenido que recurrir a monitores portátiles para vigilar las constantes vitales de un paciente de una cama x, como se llama en el argot sanitario a las que se añaden para responder a un aumento de demanda y que no cuentan con esos equipos. Otro especialista resumía el diagnóstico de muchos profesionales: "Málaga necesita más recursos, necesita un tercer hospital. Está claro, porque en cuanto aumentan los ingresos por Urgencias, como esta ocurriendo en estas semanas, estos casos copan las camas y obligan a reducir la cirugía programada ya que no hay sitio para tantos pacientes".

Estas opiniones se suman a la reivindicación lanzada a principios de mes por el Sindicato y el Colegio Médico de más recursos para Málaga. Ambas organizaciones urgieron a Salud a comprometer inversiones -"y plazos"- para evitar el colapso sanitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios