Málaga

Cocaína bañada en crema de avellanas

  • Descubren en Alhaurín de la Torre camiones con droga en bloques de comida congelada para Holanda

Responsables policiales muestran en la Comisaría provincial la sustancia intervenida. Responsables policiales muestran en la Comisaría provincial la sustancia intervenida.

Responsables policiales muestran en la Comisaría provincial la sustancia intervenida. / m. h.

En torno a 34 millones de euros. Ése es el valor que tendría en el mercado la droga que la Policía Nacional ha intervenido en una operación que se ha saldado con la detención de cinco personas -cuatro holandeses, ahora ya encarcelados y un español, al que el juez ha dejado en libertad-. Los investigados utilizaban, presuntamente, camiones frigoríficos para transportar la sustancia estupefaciente, que según los investigadores camuflaban en bloques congelados de crema de avellanas, tofu líquido, arroz o pan de gambas. Una nueva estrategia para esconder la droga que dificulta su detección incluso a los perros antinarcóticos, según reconoció ayer el inspector jefe de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Costa del Sol, Antonio Rodríguez Puertas. "Hemos intervenido cocaína en frutas, lechugas o sardinas congeladas, pero este método era bueno para ellos y ya lo hemos difundido a través de las distintas Udycos para indicar que se está utilizando", apostilló el responsable policial.

La operación Ciprés comenzó a gestarse el pasado mes de junio. Los agentes centraron las pesquisas en una nave desde la que, supuestamente, los integrantes de la red criminal operaban y que terminaron convirtiendo en una guardería de droga. La Policía había detectado que la actividad que desarrollaban no correspondía a la de la empresa constituida en abril por un holandés, explicó el comisario provincial, Francisco López Canedo. La nave, sin actividad, estaba siendo utilizada por un grupo de personas para la manipulación de camiones de matrícula holandesa.

La investigación permitió descubrir que la banda hacía uso de etiquetas de una conocida franquicia del norte de Europa y adoptaba medidas de seguridad para no levantar sospechas, entre otras, la utilización de guantes destinados a cargar los palés en los camiones, lo que les permitiría evitar dejar sus "impresiones dactilares".

Los envíos se preparaban en la guardería, donde los investigados, presuntamente, sumergían los paquetes de droga en un recipiente que contenía crema de avellanas y tofu. A renglón seguido, se congelaba en la cámara frigorífica. Después, la sustancia se desmboldaba en bloque para empaquetar como si se tratara de comida rápida. El paso siguiente era cargarla en un camión frigorífico con destino a Holanda, donde se procesaba y distribuía. Los policías sorprendieron a los supuestos implicados en la trama cuando cargaban en el vehículo varios paquetes que dieron positivo en el test de drogas. "Sospechaban que se trataba de un importante cargamento de cocaína. Ha sido un gran golpe", recalcó el jefe provincial. La Policía se ha incautado de 555 kilos de cocaína, 130 de polen de hachís y 74 de marihuana. Además, ha interceptado cinco vehículos, una cabeza tractora, un remolque frigorífico y más de 11.000 euros en efectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios