Málaga

El Colegio de Arquitectos pide "no dejar en el cajón" la solución del Guadalmedina y redactar un plan director

  • Opina que "no tiene ni pies ni cabeza" plantear ahora el embovedado cuando se ha elegido una propuesta que opta por no cubrir el cauce

Comentarios 0

El decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga, Antonio Vargas, ha considerado que "no tiene ni pies ni cabeza" que el alcalde, Francisco de la Torre, plantee ahora el embovedado del Guadalmedina después de haber convocado un concurso de ideas para determinar qué alternativa era la mejor para la integración urbana del río y haber elegido una propuesta que opta por no cubrir su cauce, una solución, además, que ha sido la mayoritaria. A su juicio, este asunto "no se puede quedar de nuevo en el cajón" y las administraciones implicadas deberían empezar a fijar ya las ideas básicas que permitan redactar un plan director.

"Los malagueños tienen la impresión de que esto se puede quedar en el cajón y eso no debería ocurrir porque no se lo merece la ciudad", ha indicado a Europa Press Vargas, añadiendo que, "después del esfuerzo importante que se ha hecho, este proyecto tiene que seguir para adelante y las administraciones deben ponerse de acuerdo".

En su opinión, "carece de sentido que la Fundación Ciedes convoque un concurso que, aunque no sea vinculante, sí tenía como principal objetivo determinar si la mejor opción era embovedar o no embovedar, si gastar más o menos dinero, y, una vez que el jurado elige como ganadora una propuesta que opta por no embovedar (la del equipo dirigido por el arquitecto José Seguí), un miembro importante de ese jurado (en referencia a De la Torre) insista en cubrir el cauce".

"Para eso, que no se convoque ningún concurso de ideas, sino que se saque un concurso para redactar un plan director en el que pidas soluciones directamente para el embovedo", ha declarado el representante de los arquitectos malagueños, agregando que "si consideras a la Fundación Ciedes representativa de la ciudad, hay que respetar su decisión, independientemente de que luego tomes ideas del resto de proyectos, pero lo que sí ha quedado claro es que se prefiere no cubrir el cauce del río".

Lo que toca ahora, según Vargas, es redactar un documento técnico (un plan director o especial), que se someta a un periodo de exposición pública y de alegaciones, y en el que "de forma consensuada se definan los ámbitos de actuación con las diferentes fases para abordar y donde se plasmen los posibles modelos de gestión y una planificación concreta de financiación". "La existencia de esa voluntad es lo que tienen que mostrar ahora las distintas administraciones implicadas", ha expuesto.

Como ha señalado Vargas, "si quieres coger lo mejor de los otros proyectos, alguien tendrá que determinar qué es lo mejor". En este punto, ha incidido en que primero hay que adoptar decisiones de carácter político, en referencia a lo que finalmente se quiera hacer y a la disposición económica, aunque luego sean los técnicos los que tengan que materializar todo eso.

Por ello, ha insistido en que ya habría que ir avanzando en ciertas decisiones, las de carácter político y las primeras técnicas, las cuales "se pueden ir adoptando, precisamente, desde los servicios de las propias administraciones públicas implicadas". Ha defendido que "los momentos de crisis se aprovechen para la redacción de proyectos" y es que, "si empiezas a valorarlo todo ahora, cuando haya dinero para la ejecución de obra ésta se podrá abordar directamente".

"Es el momento de que las distintas administraciones se reúnan para pensar cuál es el proyecto y cuáles son las ideas que puedan interesar, ello con el asesoramiento de unos técnicos, porque eso no cuesta dinero, y también empezar a desarrollar un plan director que, aunque no sea gratuito, en algún momento habrá que redactarlo", ha manifestado Vargas. 

Preguntado por la opción de embovedar el cauce del río, como defendía el polémico Plan Guadalmedina y, más recientemente, el alcalde de Málaga, el decano de los arquitectos sí ha opinado, de todos modos, que el hecho de que la mayoría de los equipos participantes en el concurso de Ciedes rechazara esta solución se debe en gran parte a la situación económica actual y no tanto a que técnicamente sea una peor alternativa.

De hecho, ha considerado que si este concurso se hubiera convocado hace 10 años, el número de propuestas que apostasen por el embovedado "habría sido mayor" porque "había una situación de alegría económica". Sin embargo, ha añadido, "el que se presenta ahora lo hace con el deseo de ganar y, conociendo los problemas derivados de la crisis y que la solución de embovedar es mucho más cara, había que ser muy osado para proponerla".

El Pleno del Ayuntamiento de Málaga aprobó por unanimidad en su sesión de julio avanzar en la constitución de un ente gestor, integrado por las administraciones públicas, que fuera capaz de elaborar una solución que recogiera las mejoras ideas y propuestas para la integración urbana del río Guadalmedina y que también pudiera llevarlas a cabo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios