Málaga

Condenado por hacer de intermediario de dinero transferido ilegalmente a su cuenta en Málaga

  • Se le impone una pena de seis meses de cárcel

Ciudad de la Justicia.

Ciudad de la Justicia. / Javier Albiñana

La Audiencia de Málaga ha condenado a un hombre por un delito de blanqueo de capitales por hacer de intermediario, a cambio de un porcentaje, en transferencias ilegales de dinero procedentes de países del este a través de sus propias cuentas, recibiendo las cantidades de otras cuyos titulares no habían dado autorización. Así, se le impone una pena de seis meses de cárcel.

El grupo de delitos Tecnológicos de la Comisaría de Málaga estaba investigando la existencia de trasferencias fraudulentas de dinero realizadas por terceras personas cuyo modus operandi consistía en captar a través de internet buscadores de empleo proponiéndoles la llamada 'intermediación financiera', según la resolución de la Sección Primera.

Así, según se declara probado en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el objetivo era que estas personas recibieran en una cuenta corriente a su nombre en una sucursal bancaria en España cantidades de dinero transferidas, a través de Internet, a su vez de otras cuentas bancarias "sin autorización ni reconocimiento de sus legítimos titulares".

Estas cuentas eran obtenidas "a través de artilugios informáticos fraudulentos con los que conseguían las claves y contraseñas de acceso online", debiendo dichos intermediarios hacer efectivas tales cantidades en metálico en las distintas entidades bancarias para remitirla a países del este, fundamentalmente a Ucrania, a través de una empresa de mensajería y envíos.

Estos intermediarios recibían a cambio un porcentaje de tales transferencias, como remuneración por los servicios prestados. Sobre diciembre de 2009, el acusado, a través de correo electrónico, contactó con una empresa cuyos datos se desconocen, que le ofreció trabajar para ellos, recibiendo en una cuenta corriente de su titularidad determinados ingresos.

A su vez, él tendría que transferir esos ingresos a las personas que se le indicarán "y ello a cambio de cobro de una comisión que oscilaba entre un cuatro y un cinco por ciento por cada transferencia". El procesado aceptó esa oferta "con el propósito de obtener un beneficio económico ilícito, asumiendo, a sabiendas, el papel de intermediario financiero".

Así, entre los días 28, 29 y 30 de diciembre de 2009 recibió en su cuenta corriente de la que era titular "transferencias de dinero que habían sido ordenadas fraudulentamente, a través de internet, por el procedimiento ya descrito, por personas no identificadas, con cargo a la cuenta corriente que mantenía una empresa" de instalaciones de fontanería "sin conocimiento ni autorización de sus titulares".

El acusado, "sin efectuar gestión alguna en orden a comprobar su posible procedencia ilícita, realizó el mismo día o al día siguiente la extracción de la cantidad ingresada en su cuenta transfiriéndola, a su vez", a través de la empresa de mensajería y envíos de dinero a Ucrania "a personas no suficientemente identificadas, tras cobrar su porcentaje del cinco por ciento".

Por estos hechos, se le condena por un delito de blanqueo de capitales a la pena de seis meses de prisión y al pago de una multa de 156 euros, con cinco días de arresto personal sustitutorio en caso de impago. Además, deberá indemnizar por la vía civil a la empresa de instalaciones de fontanería en la cantidad que se acredite que se haya desviado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios