Coronavirus Dudas e incertidumbre entre los afectados por el ERTE

  • Son muchas las empresas malagueñas que están agilizando ERTEs entre sus trabajadores aunque el proceso es lento y estos están inquietos durante su aislamiento

Servicio Andaluz de Empleo en Málaga.

Servicio Andaluz de Empleo en Málaga. / Javier Albiñana

Son ya numerosos los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) que se han solicitado en la provincia –cerca de 9.000– desde que el 14 de marzo se instauró en toda España el estado de alarma a consecuencia del coronavirus y su rápida propagación. La limitación de la movilidad y el cierre de gran multitud de negocios, sumada a la posibilidad de aplicar el expediente por fuerza mayor, ha llevado a gran multitud de malagueños a la cola del paro temporalmente.

En apenas unas semanas, son muchos los trabajadores –casi 37.000– que ya se han visto afectados por esta regulación de empleo. Desde aquellos que fueron comunicados desde primera hora a aquellos que a día de hoy aún continúan a la espera de la evolución de los trámites que sus respectivas empresas han iniciado con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), colapsado por las numerosas llamadas y el cierre de las oficinas.

Existe notable incertidumbre entre los que ya han sido notificados por sus respectivas empresas del expediente de regulación que han acometido, ya sea por suspensión total de la jornada laboral o por la reducción de esta misma durante el tiempo que dure el parón de la actividad económica.

Antonio (27) es uno de los afectados por el ERTE al que se ha acogido su empresa, del sector de la hostelería. Él, como el resto de sus compañeros, fue comunicado por el dueño del negocio por vía telefónica, poco después de instaurarse el estado de alarma que abría esta posibilidad por "fuerza mayor" como apunta el decreto. Se le informó de los pasos a seguir aunque alega que "ni el mismo empresario" conocía "los pasos con seguridad" y que debía consultarlo con sus asesores.

El joven, que disponía de un contrato de 30 horas en el establecimiento, afirma que "las sensaciones no son las más tranquilizadoras en estos momentos" y reconoce no tener muy claro si debe "solicitar el paro en el periodo que dure el ERTE", una cuestión que recae sobre la empresa al ejecutar el propio expediente de regulación con el SEPE. "Estoy intranquilo de cara a pagar alquileres y demás gastos, sin saber cuánto tiempo estaremos en este estado", sentencia.

"Estoy intranquilo de cara a pagar alquileres y demás gastos, sin saber cuánto tiempo estaremos en este estado"

Misma incertidumbre refleja Carmen (24 –nombre ficticio–), que recientemente accedió al mundo laboral en el sector de la hostería. La joven acusa que fue informada en la mañana del pasado viernes del ERTE que iba a efectuar el hotel en el que trabaja, aunque a sus "compañeros los han ido llamando estos días, el primero fue el martes". "La documentación nos la han ido facilitado vía WhatsApp", asegura la joven, que vivió días de preocupación a la espera, con muchas dudas al respecto.

"Unos nos decían que teníamos que llamar por teléfono para darnos de alta en el paro y otros que no", relata Carmen, que ante el desconcierto estuvo "un buen rato llamando al SEPE y los teléfonos me salían ocupados o directamente no me daban señal". "Fue una amiga la que me explicó y me calmó", reconoce, "porque me veía sin salario por parte de la empresa, sin paro y sin saber cuánto tiempo iba a durar esto". La joven, que tenía un contrato a jornada completa, asegura que desde su empresa le han comunicado que "toda la plantilla volverá con normalidad" pero que está "nerviosa porque sé que esto traerá muchas consecuencias y fui de las últimas en entrar".

"Fue una amiga la que me explicó y me calmó, porque me veía sin salario por parte de la empresa, sin paro y sin saber cuánto tiempo iba a durar esto"

A Jaime (28 –nombre ficticio–) le notificaron el pasado lunes que su empresa, del sector textil deportivo, estaba tramitando el ERTE. A día de hoy reconoce que aún está "a la espera de nuevas notificaciones por parte del departamento de relaciones públicas" que ha ido detallándole la evolución de su posición por correo electrónico tras el cierre de su tienda en un centro comercial de la capital. Tanto él como su decena de compañeros irán al paro durante el estado de alarma.

"Nos han asegurado que a la vuelta retomaremos nuestro puesto de trabajo en las mismas condiciones que teníamos", explica Jaime, indefinido en su empresa desde hace más de un año que apunta a las decisiones políticas tomadas por el Gobierno como su foco de inseguridad: "No me siento respaldado por ellos".

Miguel (59) lleva toda la vida trabajando en una gran empresa del sector del automóvil y, pese a que reconoce que aún no tiene "en firme el comunicado" que le asegure que su compañía se acoge al ERTE, su gerente ya le ha manifestado que se hará con "carácter retroactivo". "Entiendo que es una situación extraordinaria y no debemos ser quisquillosos en estos momentos", asegura y tiene claro que no perderá "días de vacaciones, el ERTE nos protege".

Trabajadores de una fábrica durante la producción. Trabajadores de una fábrica durante la producción.

Trabajadores de una fábrica durante la producción.

"Todo lo que nos han dicho es de palabra, pero aseguran que todos seguiremos, no nos pueden despedir en los próximos seis meses", menciona Miguel en consonancia con ese compromiso de las empresas a mantener el empleo en los seis meses posteriores tras reanudarse la actividad laboral una vez concluya este expediente de regulación, algo que recoge el último BOE. El veterano apunta también a que "algunos de mis compañeros [de una veintena en total] sí seguirán trabajando en horario reducido; aunque no es mi caso".

En el caso de Lourdes (28 –nombre ficticio–) el anuncio de su ERTE llegó tarde, este pasado jueves. Ella es docente, trabaja en una escuela de danza privada desde hace años y le comunicaron la situación "por correo electrónico a través de una gestoría; minutos más tarde mi jefe me lo comunicaba con un mensaje de audio por WhatsApp".

"Me dicen que es la mejor manera con la que pueden enfrentar esta situación en la que nos encontramos. Me enviaron una imagen con información muy general y me dijeron que haríamos una videollamada cuando tuvieran más información", relata la profesora, sin nuevas noticias. Lourdes tiene un contrato a jornada completa y le han asegurado que la pausa será por "tres meses" aunque "esperan que termine antes".

"La gente viene al banco, no mucha, pero sí viene gente y no siempre para cosas importante"

Beatriz (25) es cajera en una sucursal de banco en Marbella y, a diferencia del resto, su empresa no le ha hecho un ERTE. "Me dieron la posibilidad del expediente de regulación temporal de empleo pero decidí que no. Al principio no me gustaba la idea de ir a trabajar en este momento tan delicado, pero son situaciones que pasan. Si hay que currar hay que currar", cuenta la joven sobre su caso.

En cuanto a su labor, Beatriz señala que se están "turnando de dos en dos para ir a trabajar, así no repartimos la carga de trabajo entre los cuatro que somos". "La gente viene al banco, no mucha, pero sí viene gente y no siempre para cosas importantes", critica la empleada de la banca sobre la irresponsabilidad cívica de algunos clientes.

Clara (31 –nombre ficticio–) fue comunicada por su empresa el pasado jueves. Ella trabaja como dependienta en una empresa de ropa deportiva internacional a media jornada y agradece la total transparencia y claridad con la que le explicaron la situación pese a la demora y a que "todavía no me lo han confirmado ni me ha llegado ningún correo"

"Me parece bien la solución, me han explicado que recibiré el 70% de mi sueldo por parte del SEPE. Además mi empresa me va a ingresar el 15% de mi sueldo base. Cobraré los 14 primeros días del mes por parte de mi empresa y luego por el SEPE más ese 15%", explica Clara, que se encontraba de vacaciones cuando sucedió el panorama actual nacional: "Me han dicho que me las devolverán gracias al ERTE"

La joven resalta también la resolución habilitado por el Gobierno: "Mi empresa, que también tiene tiendas en Italia, aún no tiene soluciones allí, aquí por lo menos tenemos esto. Me siento muy segura con mi empresa, me ha dado plena seguridad toda su gestión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios