Málaga

Detenido un hombre por robar una bolsa a un turista en la playa en Málaga "porque tenía el mono"

  • Dos bañistas se percataron del hecho y avisaron a una dotación de policías locales

  • Entre otras pertenencias, el arrestado se llevó un teléfono móvil, unas gafas graduadas y un billete de diez euros

Agentes de la Policía Local de Málaga. Agentes de la Policía Local de Málaga.

Agentes de la Policía Local de Málaga.

Un hombre ha sido detenido por la Policía Local de Málaga como presunto autor de un delito de hurto, después de que, supuestamente, robara una bolsa a un turista en la playa argumentando que "tenía el mono".

Los hechos tuvieron lugar sobre las 17:00 del pasado 6 de agosto en la playa de San Andrés, en el barrio malagueño de Huelin, cuando, presuntamente, el individuo aprovechó que dos turistas iban a darse una baño dejando sus pertenencias sobre la arena para depositar una toalla sobre una bolsa de plástico y hacerse con ella al recogerla, tras lo que procedió a huir del lugar con rapidez, según han precisado en un comunicado desde la Policía Local.

Dos bañistas, vecinas de Málaga, que se encontraban en ese momento en la playa se percataron de la maniobra del hombre, de nacionalidad argelina y 56 años, alertando a una dotación policial que patrullaba por la zona. Las dos mujeres indicaron a los agentes del lugar por el que huía el autor del hurto, que se hallaba cruzando el paseo marítimo Antonio Banderas hacía calle Tomás Echeverría.

Los policías locales interceptaron al individuo, comprobando que portaba una bolsa de plástico color naranja que contenía diversas pertenencias, reconociendo a los agentes, tras ser preguntado por su procedencia, "que la había robado en la playa porque tenía el mono".

Mientras los agentes comprobaban que en el interior de la bolsa había un teléfono móvil, unas gafas graduadas y otras de sol o un billete de diez euros, entre otros efectos, las requirentes informaban a las víctimas del robo, quienes se acercaron a los agentes, identificándose el propietario de los efectos, un turista neozelandés de 31 años, y valorando el móvil en 500 euros y las gafas graduadas en 150, así como manifestando su deseo de interponer denuncia.

Ante los hechos, los agentes procedieron a la detención del individuo y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios