Málaga

Dieciséis ideas para cerrar la 'cicatriz'

  • La mayoría de las propuestas presentadas contemplan la recuperación del río para uso ciudadano y descartan el embovedado

Comentarios 0

La situación económica actual no parece la más ideal para abordar proyectos de enorme envergadura como el que pretende acabar con el problema que lleva planeando sobre la ciudad desde hace ya varios siglos. ¿Qué hacer con el río Guadalmedina? Es la pregunta tantas veces formulada en este tiempo y que ahora parece haber encontrado una respuesta gracias a las 16 propuestas arquitectónicas e ingenieriles presentadas al concurso de ideas convocado por la Fundación Ciedes para suturar esa mal llamada cicatriz urbana de la capital.

Las propuestas presentadas y premiadas no son más que ideas, que probablemente tendrán limitado peso a la hora de impulsar la obra definitiva, pero al menos han permitido abrir por primera vez un debate serio y técnico sobre el río que vertebra la ciudad. Y en base a ellas el futuro del río Guadalmedina a su paso por Málaga no estará ligado al embovedado del cauce. De hecho, de las diez iniciativas galardonadas, sólo una, que recibió el quinto accésit, abogaba por el embovedado total.

La mayoría se decantan por soluciones sensiblemente alejadas de las postuladas doce años atrás en el polémico Plan Guadalmedina, que cerraba el río y usaba el espacio para crear un gran eje norte-sur de tráfico. La recuperación del río para favorecer el uso ciudadano es la opción más repetida entre los equipos, que ayer dieron a conocer públicamente sus propuestas, y que abogan en su mayoría también por modificar la actual regulación de la presa del Limonero y devolver el uso para el que fue concebida en un primer momento como protectora de la ciudad frente a las recurrentes inundaciones. Así, se conseguiría que el cauce gozase de forma permanente de una lámina de agua sobre la que se articularían todo tipo de usos sociales y lúdicas y en los que el objetivo en todo momento es que el ciudadano pueda disfrutar del entorno.

Accesos peatonales, más zonas verdes, la limitación del tráfico hacia el centro histórico, la integración de las barriadas colindantes, o la eliminación de los actuales muros de contención, pero sobre todo, la limpieza del cauce son las propuestas más repetidas. Todas las ideas sumarán hasta poder encontrar una solución última que cierre definitivamente una herida histórica de la ciudad.

Primer premio

La propuesta del equipo de José Seguí plantea usar la presa del Limonero como embalse regulador de las aguas entrantes para lograr mayor relación entre la ciudad y el río. También propone una torre a modo de hotel y espacio de congresos en la cabecera del puerto, el Parque de las Energías, el Centro Wellness y Deportivo y el Parque de las Ciencias en el cauce.

Segundo premio

La solución más adecuada para el río, según el equipo de Juan José Soto, sería reducir la cota del régimen de explotación del embalse del Limonero, además de disminuir los arrastres sólidos de los arroyos que vierten en el río por debajo de la presa mediante una repoblación forestal. También se apuesta por la bajada de la rasante entre los puentes de Armiñán y la Aurora para integrar ambas márgenes.

Tercer premio

El equipo de José Ramón Navarro propone la creación de un gran parque urbano mediante la recuperación de su aspecto natural y para que el tráfico rodado se aleje del cauce resultante se plantea la prolongación del tramo soterrado actual junto al cauce hasta la Rosaleda y la creación de una línea de tranvía desde la base de la presa de El Limonero hasta el nuevo puerto deportivo.

Primer accésit

El proyecto de Francisco San Martín se basa en una vertebración de espacios públicos concatenados, que parte desde los nuevos espacios abiertos próximos al centro histórico, hasta la incorporación paulatina a la red de espacios verdes de la ciudad. La solución hidrológica pasa por el desvío del río Guadalmedina aguas arriba de la presa mediante la construcción de un aliviadero-túnel que lleve el agua desde el Limonero hasta el Peñón del Cuervo (11,4 Kilómetros). La recuperación ambiental del cauce en su tramo inferior deberá ir acompañada de la regeneración hidrológico-forestal de las subcuencas no urbanas situadas aguas abajo del embalse.

Segundo accésit

La gestión sostenible del agua es el objetivo principal del proyecto que dirige Antonio Álvarez, que apuesta por la instalación de sistemas de monitorización para que, cuando la presa desembalse, una red de cisternas dispuesta en toda la ciudad reciba el agua que hasta ahora se vierte al mar para reutilizarla en el riego y baldeo de parques y jardines. Su propuesta consiste también en la peatonalización parcial de los laterales del río Guadalmedina, permitiendo sólo el tráfico local, reduciendo la sección y la velocidad para devolver 12.000 metros cuadrados de suelo actualmente asfaltado.

Tercer accésit

El equipo de José Luis Gómez pretende que se abatan los muros del río para que así el túnel de la zona de El Perchel se prolongue a lo largo de la avenida de Fátima. El actual estadio de La Rosaleda permanecería igual y, junto a él, se propone un complejo de nueva centralidad. Además, se conectarían los grandes sectores verdes del norte de La Trinidad para el uso público abierto.

Cuarto accésit

Las actuaciones previstas en la propuesta del equipo de Isabel Castiñeira a lo largo de la cuenca tienen como objetivo el incremento de la capacidad de absorción hídrica del suelo mediante la reforestación de 2.917 hectáreas, que garantizará la presencia de un canal de aguas bajas permanente en el cauce urbano para su recuperación como ámbito lúdico.

Quinto accésit

Francisco J. Alés plantea con su propuesta la integración y recuperación urbana de este espacio con áreas libres y diversos equipamientos públicos mediante el desplazamiento de las vías de comunicación que flanquean el actual cauce. La idea se complementa con la creación de un monorraíl elevado sobre la cota del terreno natural que se crea y un vial soterrado de trafico pesado y ligero.

Sexto accésit

El equipo de Daniel Ferrer propone un conector verde que enlace el pantano del Limonero, el jardín botánico de La Concepción, el futuro parque de las Virreinas y el nuevo parque fluvial, además de un carril mixto peatonal y ciclista que permite atravesar el nudo de infraestructuras y coronar la presa. También plantea eliminar el tráfico pesado del muelle San Andrés para ganar ese espacio.

Séptimo accésit

Desde la presa hasta la desembocadura, la propuesta de Juan Miguel Ochotorena se basa en un caudal de agua capaz de recuperar el ecosistema y otros elementos que contribuyan a la conexión entre las dos partes de la ciudad separadas por el Guadalmedina como caminos peatonales, carril bici, pasarelas y la posibilidad del tranvía desde el Puente de Gounod hasta la Rosaleda.

José Vallejo Lobate

Su proyecto defiende el sumatorio de diferentes trazados que discurren por el antiguo cauce y que se dotarán de actividades como el parque lineal de Sol, el parque de sombra, zonas deportivas o la red social Smart City. Además, considera como factible la regulación de todos los caudales de agua recogidos de todos los arroyos que vierten al río aguas abajo de la presa.

José María Romero

La propuesta parte de realizar una reforestación de las zonas degradadas por el uso tradicional de la agricultura y que actualmente no tienen un aprovechamiento definido. Mediante esta solución, el equipo plantea una modificación de las secciones del cauce en el tramo urbano cambiando la geometría, pero respetando el cauce de aguas bajas o la vía de intenso desagüe del río  de manera que ante un desembalse o un evento meteorológico de importancia la velocidad del agua pueda ser disipada.

Rafael Carbonero

La presa debe mantener, según esta propuesta, el nivel del embalse en continuos márgenes de seguridad permitiendo el desagüe del mismo periódicamente para abastecer un cauce compuesto por múltiples embalsamientos de aguas, lo cual crea un ambiente positivo a la fauna y flora local. Esa actuación se complementaría con pequeños parques temáticos, recorridos, canoas y barcas de remo, dentro del conjunto de un gran parque que llegaría desde el nacimiento de la presa hasta cruzar la autovía.

Alejandro Pérez

La recuperación de la presencia de agua constante en el cauce del río, es una de las premisas de partida del proyecto. La intervención propone el desarrollo de un nuevo concepto de movilidad urbana sostenible, basada en zonas de tráfico restringido, aparcamientos para residentes, intercambiadores de transporte público, corredores peatonales y vías para ciclistas.

Ignacio Barredo

Su proyecto parte de la limpieza del cauce y una actuación de jardinería y reforestación respetando la vegetación espontánea de cauce, sin alterar significativamente las condiciones hidráulicas existentes. Además, propone la creación de itinerarios del mar al monte y la mejora de los márgenes y los accesos, así como la ampliación de la Alameda y la conexión entre los dos márgenes del puerto.

Rafael Lucas Lobón

La propuesta de este equipo se basa en la creación de pasillos verdes en el conjunto del Guadalmedina y sus afluentes urbanos para recuperar la huella del río en la trama de la ciudad y mejorar la imagen paisajística y calidad ambiental. Así, plantea los huertos urbanos de ocio en el tramo alto y la evocación de paisajes culturales tradicionales con raíz histórica en el entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios