Málaga

La Diputación de Málaga aprueba la entrada en vigor del presupuesto de 2021, que roza los 365 millones

  • Francisco Salado destaca que las cuentas supondrán un gran estímulo para la actividad económica de la provincia y un alivio para las personas más vulnerables

Francisco Salado en un encuentro virtual Francisco Salado en un encuentro virtual

Francisco Salado en un encuentro virtual

La Diputación de Málaga ha aprobado este viernes de forma definitiva --con los votos favorables de PP y Ciudadanos, la abstención del PSOE y el voto en contra de Adelante Málaga-- su presupuesto para este año, que roza los 365 millones de euros y se convierte "en el más grande de su historia con el objetivo de afrontar la grave crisis social y económica provocada por la pandemia".

En la sesión plenaria no se han atendido las alegaciones presentadas por el PSOE a las cuentas, aunque el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha explicado que las reclamaciones del grupo socialista pueden seguir planteándose a través de mociones y propuestas presentadas al Pleno de la Diputación.

Además, ha apuntado que en breve se concretará la liquidación del presupuesto de 2020 y la posible incorporación de remanentes, por lo que se abrirá una línea de debate y negociación para iniciativas que hayan podido quedar fuera del presupuesto cara a lograr el mayor consenso posible.

Salado ha resaltado que el presupuesto de este año destaca por su "espectacular crecimiento --un 43% respecto al de 2020--, por ser profundamente social y por su marcado carácter municipalista e inversor". Por ello, ha incidido en que son "las cuentas de la esperanza y supondrán un gran estímulo para la actividad económica y un alivio para la situación en que se encuentran muchas personas".

"Esta pandemia global ha golpeado duramente a los principales sectores productivos de Málaga y a los colectivos más vulnerables, multiplicando las necesidades de financiación y asistencia de los ayuntamientos", ha añadido, apuntando que las cuentas garantizan la continuidad del Plan Málaga y refuerzan el papel de la Diputación como la administración pública que más inversiones realiza en los municipios.

Por su parte, el portavoz socialista, José Bernal, ha pedido que se votara por separado las alegaciones presentadas por su grupo y la aprobación definitiva del presupuesto, algo que no es posible según ha manifestado Salado tras consultarlo a la secretaria de la institución. Los socialistas se han abstenido, pero "por no votar en contra de unos presupuestos tal y como está la situación" y sin renunciar a sus aportaciones que llevarán a pleno, instando a que si se aprueban se cumplan.

Bernal ha explicado que estas aportaciones se presentan "como una serie de iniciativas, no desde el concepto de enmienda a la totalidad sino desde el ofrecimiento de muchos alcaldes" de la provincia.

En este sentido, ha enumerado algunas de las iniciativas, como la colaboración en mejoras en infraestructuras del ámbito sanitario y asistencial, aumento de la cooperación, planes de empleo, y la ayuda a los ayuntamiento en la eliminación de residuos; "propuestas necesarias que salen de los municipios" y que, ha dicho, "vamos a seguir poniendo sobre la mesa y a disposición del equipo de gobierno".

La portavoz de Adelante, Teresa Sánchez, ha lamentado que se vuelva "a dejar fuera este año" el debate de los presupuestos y que se opte "con la mayoría absoluta, por no abrir la puerta al diálogo y a mejorar". Así, se ha mostrado a favor de propuestas del PSOE, pero en contra "del diseño, contenido y distribución de fondos de los presupuestos", por lo que el voto ha sido contrario

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios