Málaga

La Diputación mantiene el embargo de Correos por una deuda 8,7 millones

  • La situación se alarga desde hace dos años

  • Si bien la Junta rebajó inicialmente el débito, la cifra creció otros dos millones por los intereses

Vista del edificio de Correos. Vista del edificio de Correos.

Vista del edificio de Correos. / javier albiñana

Imponente, cubierto por una segunda piel ajada por los años y con un barniz de suciedad fácilmente detectable, el abandonado edificio de Correos, en plena Avenida de Andalucía, sigue deambulando por un camino sin destino cierto. Usado en marzo de 2010 por el Gobierno central como moneda de pago a la Junta de Andalucía por la bautizada como deuda histórica, el inmueble sigue instalado en un doble bloqueo: el del trámite urbanístico que debe abrir la puerta a su uso hotelero y el del embargo que desde hace más de dos años ejerce la Diputación provincial en respuesta a la deuda millonaria que mantiene el Gobierno andaluz con un buen número de pueblos malagueños.

La losa que pesa sobre la construcción es de una envergadura mayúscula, al punto de condicionar cualquier potencial operación de venta que quiera desarrollar la Administración regional. Los datos actualizados del débito existente alcanzan los 8,7 millones de euros, cifra muy próxima a la que sacó a relucir el aún equipo de gobierno de la institución supramunicipal hace ahora algo más de dos años, cuando formalizó el embargo de Correos como mecanismo con el que forzar el abono de la suma.

La Junta insiste en que se trabaja en la conciliación de parte de la deuda existente

Dos años más tarde, el embargo se mantiene intacto, sin que parezca existir un horizonte inmediato de resolución. Desde el ente provincial confirmaron los detalles económicos de la deuda y apuntaron que en un primer momento, tras la liquidación parcial de la misma y la depuración de algunas cantidades y conceptos, la suma descendió de los 8,8 millones a los 6,7. Sin embargo, el mantenimiento del débito ha provocado la acumulación de intereses al principal, que se sitúan ya en unos 2 millones de euros.

Desde la Junta, tras la consulta realizada por este periódico, informaron de que "se está conciliando la deuda y las dos administraciones trabajan para ello". Las mismas fuentes del Gobierno andaluz incidieron en que hasta que no se concluya con esta fase no podrá concretarse la cuantía exacta de la deuda actual. Cabe recordar que la Administración regional, tras conocerse el embargo de la edificación, formuló una serie de alegaciones que fueron rechazadas en su mayoría.

Así, en septiembre de 2017, la Diputación informó de este hecho, elevando el número total de recibos adeudados a 8.077 con 73 municipios. Tras analizar las observaciones de la Junta, el órgano de recaudación apenas admitió "la minoración de 1.298 deudas", lo que se tradujo en una suma de 428.087,06 euros. De este paquete de deudas corregidas, 1.185 fueron anuladas tras su regularización; 46 por orden de los ayuntamientos que eran titulares de los créditos, y 25 por haber sido declaradas prescritas. En este último caso, el número contrasta con las 3.404 deudas que la Junta pedía que se corrigiesen.

Asimismo, 41 fueron retrotraídas al inicio del periodo ejecutivo de cobro. Los responsables del ente provincial desestimaron, igualmente, el argumento empleado en los dos recursos formulados para que fuesen anuladas todas las deudas alegando "falta de proporcionalidad del embargo". Desde el Patronato adujeron que "en momento alguno hubo la falta de proporcionalidad manifestada".

A este primer filtro, la Junta ha ido añadiendo nueva documentación con la que, según las fuentes consultadas, logró rebajar la deuda hasta los 6,7 millones, cuantía que se incrementado en hasta 2 millones por los intereses acumulados. El embargo puede afectar de lleno el propósito del Gobierno andaluz de subastar el edificio, para lo que dice contar con muchos inversores interesados. De hecho, cabría incluso la posibilidad de que la Diputación forzase la venta de Correos, algo que, según las fuentes consultadas, no forma parte de la hoja de ruta actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios