Málaga

Encierra bajo llave a su pareja ocho días para obligarla a tener relaciones

  • La víctima pudo llamar a un familiar y logró escapar

  • Investigan si agredió a otras mujeres

El presunto autor de los hechos, en el momento de su detención. El presunto autor de los hechos, en el momento de su detención.

El presunto autor de los hechos, en el momento de su detención. / imagen cedida por la policía nacional

La Policía Nacional ha detenido este pasado fin de semana en Benalmádena a un hombre de 35 años que mantuvo a su pareja encerrada bajo llave en su domicilio durante ocho días, forzándola a mantener relaciones sexuales. El arrestado obligaba a la mujer a permanecer sin ropa, apenas le facilitaba alimento y controlaba su teléfono móvil. La joven, natural de República Dominicana, conoció al detenido a través de Internet y viajó a Málaga para conocerlo, según explicaron desde la Comisaría provincial. La alarma saltó en la madrugada del sábado, cuando una chica de nacionalidad dominicana de 32 años se presentó junto con un familiar en un centro hospitalario de Málaga. La mujer estaba debilitada por la falta de alimento y relató lo que le había sucedido.

Hace meses, estando ella aún en República Dominicana, conoció al que terminó siendo su agresor. Mantuvieron una relación por Internet y vía telefónica hasta que ella decidió ir a España para conocerlo en persona. Al principio se alojó en casa de sus familiares en la costa malagueña, pero finalmente se fue a vivir con él.

Sólo 24 horas después, relata la Policía, comenzaron las amenazas continuas, agresiones y abusos sexuales de los que no sabía cómo escapar. El detenido, presuntamente, le impedía que se pusiera ropa, no le dejaba que comiera apenas nada a lo largo del día, la dejaba encerrada bajo llave cuando él salía del apartamento y la obligaba a mantener relaciones sexuales varias veces al día. Según la víctima, el presunto autor de los hechos se ponía violento, golpeándola y tirándole del pelo si ella desobedecía. Además tenía completamente controlado su teléfono móvil, vigilando todos sus contactos y mensajes. La joven pudo escapar gracias a una llamada que hizo a su prima y en la que, hablando en clave ya que el arrestado controlaba sus comunicaciones, le transmitió lo que sucedía.

La víctima también indicó que le hacía fotografías y vídeos en contra de su voluntad, y que es posible que hubiera tenido conductas similares con otras mujeres antes que con ella. La investigación sigue en curso para descartar que pudiera haber otras mujeres víctimas de hechos de análoga naturaleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios