Málaga

Enfermeros que aplican el código ictus inician paros parciales y barajan una huelga indefinida

  • Durante dos horas dos veces a la semana sólo atenderán la actividad urgente

  • El hospital considera “irresponsable” que Satse genere alarma con un asunto “sensible”

Hospital Regional. Hospital Regional.

Hospital Regional. / M. H.

Los enfermeros que actúan cuando llega un ictus al Regional harán paros parciales de dos horas los martes y jueves hasta finales de mes y, si antes no hay acuerdo con la dirección, en noviembre iniciarán una huelga indefinida. El primer parón de la actividad será este jueves, de 9:00 a 11:00. La Delegación de Salud ha fijado como servicios mínimos la actividad urgente. Por lo tanto, "todos los ictus se atenderán”.

Pero durante esas dos horas, todo lo que sea aplazable se pospondrá. Estos enfermeros suman una decena, son muy cualificados y además de tratar ictus intervienen en desatascar obstrucciones circulatorias, colocar dispositivos para tratamientos oncológicos y poner by-pass en las piernas.

Paran porque acusan a la dirección de haber roto “de forma unilateral y sin consenso” el acuerdo sobre las condiciones laborales de este personal de Radiología Intervencionista. La ruptura de ese pacto supone la retirada de un complemento de unos 300 euros mensuales. Estos profesionales cobran su salario, las guardias localizadas y ese plus que la gerencia elimina porque considera ilegal.

Las protestas han sido convocadas por el Sindicato de Enfermería (Satse) que critica la falta de sensibilidad con unos profesionales que prácticamente “viven en el hospital”. Satse alerta además sobre las consecuencias “que se producirían en las secuelas de los pacientes”.

Después de tres reuniones entre Satse y el hospital no se ha alcanzado un acuerdo.

El hospital considera “irresponsable” que Satse genere alarma con un asunto “sensible”

Los responsables del Regional insisten en que “las condiciones laborales de estos profesionales, cuya labor es fundamental, son las mismas que la del resto de compañeros”, que sus descansos y salarios “se ajustan al marco legal establecido” y que además de sus sueldos tienen guardias localizadas “que cobran”.

La dirección ha insistido en que “ninguna persona que necesite una atención urgente dejará de ser atendida en los tiempos y formas que exige el código ictus”. Además, ha asegurado que “no se reducirá la cifra de enfermeros que, junto a otras categorías profesionales, se activan ante un ictus”. La dirección lamentó “que un sindicato, de forma irresponsable, genere alarma social en un asunto tan sensible” y garantizó que esta asistencia “no se verá afectada por los paros”.

El hospital indicó que está revisando las necesidades de plantilla y las remuneraciones tras la auditoría de personal realizada este verano. Además señaló que “tanto a estos como a todos los profesionales afectados se les han ofertado todas las mejoras posibles dentro de los conceptos retributivos incluidos en el marco reglamentario”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios