Málaga

Exfumadores creen que con la ley antitabaco recaer es más difícil

  • Dado que es una adicción social y ahora no se permite fumar en espacios públicos cerrados, el 84% de los encuestados dice que ahora les cuesta menos la abstinencia

Comentarios 1

Entre los fumadores que intentan dejar la adicción, solo lo consiguen entre un 5 y un 42%, según las terapias que utilicen. Las recaídas suelen producirse en celebraciones sociales como bodas, bautizos o comuniones. El hecho de que la nueva ley antitabaco no permita fumar en lugares públicos dificulta la posibilidad de recaer. Esa por lo menos es la idea de ex fumadores encuestados por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Málaga. Según ese estudio de campo, el 84% de los encuestados que habían dejado el tabaco afirman que ahora les cuesta menos esfuerzo mantenerse en la abstinencia. Y lo importante en la deshabituación tabáquica no es conseguirla a corto plazo, sino mantenerla en el tiempo. "Ahora hay un escenario social protector", explicaba Salvador Oña, responsable de la Unidad de Tabaquismo de la AECC.

En opinión de los expertos de la asociación, aunque la ley no ha supuesto un descenso importante de fumadores, ha traído una motivación hacia el cambio. Por ejemplo, entre los fumadores el 17% de los hombres y el 35% de las mujeres afirman que desde la entrada en vigor de la nueva norma a principios de año fuman menos. "A mayor consumo, mayor daño. Por lo tanto, la reducción es un primer paso. Es un porcentaje pequeño, pero es un dato alentador", apuntó el psicólogo de la unidad, José Manuel Perea.

La encuesta fue hecha entre mediados de marzo y de mayo a 1.074 malagueños. Hay otros datos por los que los técnicos de la AECC estiman que la ley es "francamente positiva". Casi la mitad de los fumadores (49%) creen que la prohibición de fumar en lugares públicos va a ayudar a algunas personas a plantearse el abandono de la adicción.

Ayer, Oña comentó una situación paradójica. Las mujeres son las que más intentan dejar de fumar en la edad adulta. Pero al mismo tiempo, son las que más se incorporan al hábito tabáquico en la adolescencia. "Hay diferencias de género a la hora de salir y de entrar en la adicción", apuntó Oña.

Este experto en desenganchar a fumadores recordaba que, de media, el gasto mensual en tabaco es de 120 euros. Y concluía que no fumar puede por lo tanto suponer un ahorro para "achuchar en el pago de la hipoteca o de las facturas".

Otro aspecto positivo de la ley según la AECC es que norma también ha concienciado para que se disminuya o evite el tabaco en el hogar. "Porque el fumador es soberano, pero genera una pérdida de bienestar en el ámbito doméstico", acotó Oña. Según la encuesta, el 55% cree que la norma ha contribuido a bajar o evitar el consumo en casa.

La anécdota la relató el presidente de la AECC, José Antonio Trujillo, quien para ejemplificar cómo han cambiado los tiempos recordó que en las galas benéficas de la asociación de la década de los 60, la organización percibía una parte de los ingresos generados por la venta de tabaco del bar de su sede.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios